Los transportistas del Centro de Málaga amenazan con iniciar una huelga indefinida esta Navidad si no consiguen una solución para los problemas de carga y descarga que sufren a diario en el primer distrito de la capital.

Entre sus denuncias se incluyen la falta de tiempo y espacio en el Centro para realizar las entregas, que rondan entre los 30 y los 40 pedidos diarios. Esto se traduce en multas de hasta 200 euros a los transportistas por aparcar en sitios indebidos o fuera de la hora indicada para hacerlo.

«Ellos han creado un monstruo que es el Centro, hay que repartirle la mercancía y por mucho que tú quieras, no da tiempo»

«Ellos han creado un monstruo que es el Centro, hay que repartirle la mercancía y por mucho que tú quieras, no da tiempo», explica José Pedrosa, portavoz de los repartidores y empresas de logística en el Centro. «Tiene que haber sitio suficiente para que las personas podamos repartir». Por ello, estos trabajadores han pedido al Ayuntamiento de Málaga, por un lado, que se amplíe una hora más el horario de reparto, que ahora se extiende desde las siete hasta las once de la mañana.

Por otro lado, han solicitado una mejor redistribución de la zona de carga y descarga en Cortina del Muelle, donde comparten espacio con taxistas, coches de caballo y zonas de estacionamiento de motos y patinetes.

«Hay que hacer una mayor redistribución. Hay espacio para todos, pero hay que hacerlo», insiste Pedrosa, que recalca también la necesidad de recuperar toda la zona de carga y descarga en Molina Lario que ahora, critica, se encuentra al 50%.

«El obispo dijo que quitábamos visibilidad a la Catedral, pero nosotros tenemos que repartir. Nos están quitando el sitio y esto es inasumible», lamentan.

A esto se le añade el uso indebido de las zonas delimitadas para los transportistas, que se encuentran a menudo ocupadas por vehículos en doble fila, obligándoles a ellos a aparcar en puntos no habilitados.

El horario limitado junto a las extensas rutas de reparto en el Centro obligan a muchos transportistas a dejar la mercancía en la puerta de los negocios a los que van a suministrar en lugar de depositarla en su interior para ahorrar algo de tiempo durante el reparto, lo que se está traduciendo en robos a los comercios.

«Muchas veces tenemos que dejar la mercancía en la puerta del bar para que nos dé tiempo a seguir visitando. Hay gente a la que le han robado barriles de cerveza, cajas de Coca-Cola...»

Pedrosa añade que ha pedido al Ayuntamiento que a los operadores logísticos habituales en el Centro se les conceda un distintivo específico, una especie de pegatina, que les permita acceder a esta zona sin riesgo de recibir una multa.

Última opción

Todas estas exigencias fueron planteadas la semana pasada en la Comisión de Movilidad del Ayuntamiento de Málaga a través de una moción defendida por el PSOE, en la que se acordó, entre otras cosas, que el Ayuntamiento de Málaga estudiará ese aumento de plazas de carga y descarga en Cortina del Muelle y la avenida de Cervantes, así como una ampliación del horario destinado a este fin.

«El Centro tiene parada de carga y descarga, tiene taxi, tiene coche de caballos, tiene aparcamiento de motos... es muy complicado porque darle más tiempo a uno, es quitarle a otro. Y por la ordenanza de ruido, se estimó que se limitara el horario a las 11 de la mañana. Tenemos que hacer un equilibrio», expuso el concejal de Movilidad, José del Río, durante la Comisión de Movilidad, donde se señaló la necesidad de hacer un estudio de la situación de la carga y descarga en la capital así como de las posibles soluciones.

Fue tras esta comisión cuando los transportistas, la mayoría autónomos, que operan en el Centro se plantearon hacer un parón indefinido en Navidad como última opción si no se consigue llegar a un acuerdo con el Consistorio. «Nadie hace nada. Ellos dicen que sí pero que hay que estudiarlo y mirarlo con los vecinos, con los taxis... pero nos siguen multando».