España acumula 9.949 denuncias por okupaciones de viviendas en el último año y medio, de las cuales 3.646 (el 36,64%) estaban habitadas y 5.803 sin habitar (el 58,23%), según los últimos datos enviados al Congreso por el Ministerio del Interior. Málaga aparece como la tercera provincia con más okupaciones, con 955 denuncias (805 relativas a casas no habitadas y 155 habitadas).

Se trata de las cifras que el departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska ha remitido a un grupo de diputados de Vox que se interesaron por la evolución de este fenómeno.

El Ministerio aprovecha para explicarles que el término genérico de «ocupación de inmuebles» incluye diferentes tipos de delitos del Código Penal. Por un lado, el allanamiento de morada (artículo 202), unos casos ante los que las Fuerzas de Seguridad, remarca, actúan «de forma urgente y perentoria, desalojando las viviendas de inmediato» siempre que tengan permiso del morador y éste haya presentado denuncia».

Por otro lado, reseña, el artículo 245 es el relativo a la usurpación de inmuebles «sea con violencia o no, y sean residenciales o no». Aquí, añade, el proceder de los agentes está sujeto a una orden judicial de desalojo y a la intención manifiesta del propietario de recuperar su propiedad, salvo que puedan intervenir en el momento en el que se está cometiendo el delito, «con violencia o intimidación», en cuyo caso sí pueden hacer desalojos inmediatos.

Tras estas explicaciones, el Gobierno destaca que «las denuncias por ‘okupación’, sin diferenciar entre allanamiento y usurpación de viviendas han bajado entre un 7 y un 10% en lo que va de 2022».

La respuesta, a la que ha tenido acceso Europa Press, incluye una tabla de datos de denuncias por provincias diferenciado si las viviendas estaban habitadas o no. En concreto, entre 2021 y julio de 2022, se contabilizan un total de 9.949 denuncias, una media de 523 denuncias al día.

La Comunidad de Madrid figura a la cabeza de denuncias tanto de viviendas habitadas como vacías. Así, se contabilizan en este periodo 972 okupaciones de viviendas habitadas y 805 de casas sin habitar, es decir, un total de 1.777, lo que supone más del triple que las cifras registradas en Barcelona, que figura la sexta con más denuncias en el ranking de provincias. Allí, el total de denuncias fue de 524 y, al contrario que en Madrid, fueron más las relativas a viviendas sin habitantes (305) que con ellos (219).

La segunda provincia con más okupaciones de viviendas es Valencia, con 979 (633 no habitadas y 346 habitadas), le sigue Málaga y la cuarta es Sevilla con más denuncias por okupaciones, con 863, en su mayoría también vacías (667), frente a 196 habitadas. La quinta es Murcia (614 ‘okupaciones’, 449 de viviendas no habitadas y 165 habitadas) y la sexta Barcelona con los datos antes reseñados.

En la séptima plaza figura otra provincia costera como es Alicante, con una cifra global de 430, y una vez más aquí son más las viviendas vacías okupadas (252) que las habitadas (430). En las islas Baleares se han contabilizado 391 denuncias (203 de inmuebles no habitados y 188 habitados).

Interior señala como causas del incremento de este tipo de delitos la coincidencia de factores, de los que destaca dos: el «elevado» número de inmuebles vacíos (remarca que son más las denuncias por usurpación) y de personas que pierden su morada por deudas o pérdida de empleo, por la situación económica derivada de la concatenación de la crisis del Covid, la crisis de logística la generada por los efectos de la invasión rusa de Ucrania.