21 de septiembre de 2018
21.09.2018
La Opinión de Málaga
Secretaría técnica

Desencuentro entre Caminero y Al-Thani

El director deportivo blanquiazul, molesto por el fichaje de Youssef Takioullah para el filial, en una operación impuesta por el jeque

21.09.2018 | 05:00
Youssef Takioullah, nuevo jugador del Atlético Malagueño.

No puede jugar en el Atlético Malagueño al no haber fichas libres y su coste, de algo más de 300.000 euros, afecta al límite salarial del primer equipo.

El fichaje del joven extremo marroquí Youssef Takioullah para el Atlético Malagueño ha supuesto un cisma dentro del organigrama del club de Martiricos. Y es que, la operación, que ha costado al club más de 300.000 euros, ha creado malestar en el director deportivo del club, José Luis Pérez Caminero, según ha podido saber La Opinión por fuentes cercanas al máximo responsable deportivo de la entidad.

Y es que, al dirigente madrileño y a su equipo de trabajo no le ha sentado nada bien la última injerencia del jeque en la planificación deportiva del equipo. El fichaje de Takiollah viene impuesto desde Catar y las condiciones del mismo crean muchas dudas.

De primeras, el jeque hizo caso omiso a las recomendaciones de la dirección deportiva, que desaconsejaban su fichaje. Los informes sobre el jugador desestimaban su contratación y más por un coste tan elevado por un futbolista que no puede ser inscrito al estar las 22 las fichas del filial ocupadas.

Al Málaga le ha costado más de 300.000 euros el fichaje del marroquí, una cantidad desmesurada y que afecta directamente al límite salarial del primer equipo. Para más inri, con esa partida económica Caminero pretendía emplearla para el fichaje de un mediocentro en el próximo mercado invernal. Al-Thani, en ese sentido, no repara en ese tipo de cuestiones e impuso su fichaje a toda costa y así lo anunció en sus redes sociales. «La bomba Youssef Takioullah», puso el jeque en Twitter acompañado de una foto del joven jugador de 21 años, que ya se entrena a las órdenes de Dely Valdés.

Caminero, que disfruta de unos días de vacaciones tras varios meses intensos de planificación y fichajes, ya le ha hecho saber a Joaquín Jofre, abogado del club y que desempeña labores de director general, su malestar por la intromisión del propietario en la parcela deportiva, un área en la que solo deben tener voz y voto la dirección deportiva, comandada por el madrileño, y el director de La Academia, en manos de Rafa Gil.

En todo caso, este nuevo movimiento del jeque recuerda mucho al que realizó la temporada pasada con la contratación del argentino Esteban Rolón, un futbolista que le costó al Málaga 3,5 millones de euros, procedente de la Segunda División argentina y que, según los entrenadores que lo tuvieron -Míchel y José González- no daba el nivel para jugar en Primera.

Con Rolón era Francesc Arnau el director deportivo del Málaga, que prefirió «pasar por el aro» con el capricho de Al-Thani. Ahora, con Caminero al frente, parece no estar por la labor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes