El Málaga CF regresó al trabajo este martes en mitad de un oleaje que amenaza con arrasar con el cuarto entrenador en un año. En pleno 24 de enero, cuando se cumple justo un año del cese de José Alberto López como entrenador del conjunto de Martiricos, el futuro de Pepe Mel está en sus horas más bajas y nadie se atreve a asegurar al 100% que vaya a llegar al partido del domingo con el Sporting de Gijón. Sin embargo, al menos por ahora, continúa al frente del conjunto blanquiazul. ¿Hasta cuándo?...

Todas las incógnitas se despejaron a partir de las 18.00 horas, en el momento en el que el técnico y los futbolistas saltaron el equipo para comenzar a entrenar. Desde el domingo que se vivió la última sesión de trabajo, han sido muchas las horas de reflexión que han tenido que afrontar todos los actores de la causa. ¿Puede el Málaga CF plantearse otro entrenador? ¿Tiene Pepe Mel la capacidad para revertir el futuro deportivo del equipo? Son infinitas las preguntas que se deben replantear en las oficinas de Martiricos. Este martes fueron unas las respuestas. A lo mejor el jueves son otras muy distintas. Ni mucho menos pensar en el próximo lunes.

A pesar de que el protagonismo lo tiene el futuro del míster, hubo novedades en el plantel que saltó al campo. La de mayor magnitud fue la ausencia de Julián Delmás. El lateral derecho acabó el partido contra el Burgos con dolor y las pruebas han confirmado que sufre un esguince de grado I en el ligamento lateral interno de la rodilla derecha. Por lo que trabajó en el gimnasio junto a Escassi y Genaro, piezas claves ahora mismo que tendrán que esperar para volver a formar parte de los planes de Pepe Mel.

El que parece haberse recuperado de sus molestias físicas es Ramón. El centrocampista ya se reincorporó con el resto de sus compañeros el pasado domingo y entrena en estos momentos con normalidad. Así que será uno más para afrontar la próxima jornada.

El Málaga CF volverá a entrenar este miércoles a partir de las 10.30 horas. ¿Con Pepe Mel? Todo apunta a que será así, pero nada se puede dar por seguro en plena lucha por alcanzar la permanencia. Lo que sí es evidente es que la visita al Sporting de Gijón será decisiva. Una victoria podría templar las aguas. Una derrota o el empate podrían acabar con el cuarto entrenador en un año.