12 de enero de 2019
12.01.2019
Movilización

Unas 500 personas protestan contra la vuelta de los toros a Marbella

Partidos políticos y colectivos animalistas recorren las calles del municipio para protestar contra el proyecto con el que el Ayuntamiento quiere rehabilitar el coso y recuperar los festejos taurinos, prohibidos desde 2015 por el anterior Ejecutivo local

12.01.2019 | 20:19
La manifestación, a su paso por la avenida Ricardo Soriano, la principal arteria de Marbella.

Cientos de personas han salido este sábado a la calle para protestar contra el proyecto que tramita el Equipo de Gobierno para rehabilitar la plaza de toros de Marbella para que vuelva a albergar festejos taurinos, prohibidos desde 2015.

La manifestación, convocada por Gladiadores por la Paz, la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga y Resistencia Animal Málaga, contó con el apoyo de diferentes colectivos animalistas de la provincia y de unas ocho formaciones políticas, entre ellas IU, Podemos, Pacma o Equo, y la especial movilización del colectivo de vecinos extranjeros afincados en la Costa del Sol, que recabó a través de una plataforma de Internet más de 85.000 firmas contra la vuelta de las corridas de toros en el municipio.

La protesta, de unas dos horas de duración y a la que han acudido unas 500 personas según los organizadores y 400 según la Policía Nacional, partió de la plaza de toros de Marbella y continuó por la calle Serenata hasta alcanzar la avenida Ricardo Soriano. Los manifestantes, ataviados con pancartas en las que se leían mensajes como 'La tortura no es cultura' o ¡Sólo un sádico puede disfrutar con el sufrimiento ajeno', cortaron la principal vía de comunicación del municipio hasta llegar a la Plaza del Mar, cerca del Paseo Marítimo, donde diferentes activistas leyeron un manifiesto y recrearon en silencio un evento taurino para denunciar las condiciones en las que fallecen los toros en los festejos taurinos.

El portavoz de Gladiadores por la Paz, Agustín González, abogó por la importancia de evitar que los toros regresen a Marbella ya que «utilizamos al municipio como referente para que otras ciudades abandonen las corridas de toros».

La presidenta de Resistencia Animal, Patricia Lara, exigió que Marbella «deje ya de una vez a un lado el maltrato contra los animales».

El concejal de IU, Miguel Díaz, señala que el regreso de los festejos taurinos a Marbella es «una vuelta atrás intolerable». «Las corridas, además del maltrato a los animales, es negativo para la imagen del turismo. Y la gestión privada de la plaza ha sido nefasta en los últimos años», explica.

La coalición de izquierdas aboga por que el coso taurino, de unos 4.500 metros cuadrados de superficie más otros 2.000 de la zona anexa habilitada para servicios, se convierta en un equipamiento cultural y social que albergue eventos que mejoren la oferta del turismo de Marbella, ayuden a desestacionalizar la economía local e impulsen la barriada en la que se encuentra la plaza de toros, una de las más desfavorecidas del municipio.

Para la concejal de Podemos, Victoria Mendiola, en las sociedades actuales «existe una clara conciencia contra todo tipo de maltrato animal, aunque algunas se resisten debido a las tradiciones».

La formación morada defiende que el coso taurino de Marbella se reconvierta en un emplazamiento que albergue eventos sociales, deportivos y culturales, como ocurre con la plaza de toros de Puerto Banús, que, a partir de la primavera, albergara espectáculos musicales y relacionados con el ocio.

Según el portavoz municipal, Félix Romero, el objetivo del proyecto es recuperar un espacio escénico «de primer orden» y que la decisión sobre el tipo de actuaciones que albergará la plaza de toros «no está tomada». «No podemos dejar que un espacio como es este, que ha albergado grandes conciertos, se arruine y se venga abajo. Cuando acabemos la recuperación de ese espacio escénico, decidiremos qué tipo de eventos se celebran», agrega.

El proyecto para rehabilitar la plaza de toros, al que ha tenido acceso La Opinión de Málaga, señala que el coso podrá albergar «la celebración de espectáculos taurinos y otro tipo de eventos» y que las obras están orientadas a «poner en valor el recinto haciéndolo seguro, practicable y operativo para el uso pretendido».

Las obras, que cuentan con un presupuesto que ronda el millón de euros y un plazo de ejecución de unos ocho meses, servirán para aportar una capa de albero «que haga practicable el ruedo acorde a una celebración taurina» y la mejora de los tableros que «componen la barrera; con ello, se garantiza la seguridad durante la celebración de eventos taurinos».

@marcelvidalperiodist

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook