El Museo del Sitio de los Dólmenes ha abierto por primera vez sus puertas este lunes 27 de septiembre por el Día Mundial del Turismo después de más de 30 años de espera.

Tres grupos formados por 20 personas cada uno han sido los primeros privilegiados en poder visitar esta infraestructura museística que está completamente terminada y que desde ya alberga una impresionante exposición temporal de fotografías sobre el Sitio de los Dólmenes de Antequera con obras de Javier Pérez González, el fotógrafo que trabajó durante la fase de elaboración de la candidatura del Sitio.

Así, cualquier visitante podrá concertar su cita en grupos con máximos de 20 personas para conocer a fondo cada uno de los rincones del museo, desde las dos plantas principales hasta la parte interna y el sótano donde se situarán los almacenes para los materiales, los despachos, los talleres, laboratorios, el centro de documentación y demás.

La apertura definitiva tendrá lugar a principios de año, cuando turistas de todo el territorio nacional e internacional podrán al fin conocer este espacio tan importante y necesario para el Patrimonio Mundial antequerano. El director del Conjunto Arqueológico, Bartolomé Ruiz, ha especificado que el montaje de las tres exposiciones temporales con las que se inaugurará el museo en 2022 comenzará entre noviembre y diciembre.

Por otro lado, la exposición permanente estará formada por cuatro secciones. La primera, de carácter videográfico, estará ubicada en el vestíbulo de la entrada principal. Un vídeo de tres minutos que contextualizará el Sitio de los Dólmenes de Antequera en el mapamundi junto a los otros cinco sitios declarados Patrimonio Mundial dentro de la catalogación del Megalítico y del Neolítico.

La segunda unidad temática, también videográfica, se localizará en el salón de actos donde se profundizará sobre el Sitio de los Dólmenes de Antequera para finalmente pasar al espacio semicircular donde se desarrollarán dos secciones museográficas de carácter arqueológico. Una de ellas girará en torno a la prehistoria de las tierras de Antequera, un territorio formado por 21 municipios que se corresponde con la comarca.

Finalmente, la última sección expositiva será en torno a la biografía de los monumentos, es decir, a la relación del Romeral con el paraje natural del Torcal, Viera y su conexión con el sol, y por último Menga y su vínculo con la Peña de los Enamorados, “el perfil humano que tiene justamente en frente”. Resultados de investigaciones y material en primicia que solo se podrá ver en el museo.

Imagen exterior del Museo de los Dólmenes. L.O.

El inmueble

El edificio consta además de grandes ventanales hacia el exterior que "de alguna manera, pretenden musealizar el paisaje", desde el Cerro del Marimacho hasta la Vega, la Peña de los Enamorados y el Dolmen de Menga.

La nueva infraestructura permitirá acoger a 1.000 personas, cuando antes el máximo era medio centenar. "Uno de los objetivos fundamentales de los museos de sitio es el de ordenar los flujos de visitas a los monumentos. La misión de este museo es recibir a todos los visitantes hasta un límite de mil usuarios. Cuando entren al recinto, se les pondrá una pegatina que indicará la hora a la que podrán visitar Menga y Viera, por lo que mientras tanto podrán desayunar, ir a la tienda, ver la exposición permanente o las dos temporales", ha explicado Ruiz, quien asegura que será un paso de gigante para la transmisión de conocimiento a la ciudadanía.

La concejala de Patrimonio Histórico, Ana Cebrián, quien ha asistido al primer día de apertura provisional, ha destacado que "el simple hecho de abrir las puertas" ya es un hito histórico. "Hemos estado 34 años esperando este momento" ha señalado, a la vez que ha agradecido al director del Conjunto Arqueológico y a la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico el "habernos devuelto la ilusión con esta infraestructura tan necesaria, amplia, moderna, acogedora, no invasiva con el paisaje y que viene a complementar una oferta magnífica como es nuestro Patrimonio de la Humanidad". 

Ya solo queda ver todo lo que tiene preparado el Museo del Sitio de los Dólmenes porque "ya no hay nada que lo pare".