07 de julio de 2010
07.07.2010

Herejías de verano

07.07.2010 | 07:00

Charleta típicamente estival, en sobremesa de cena al aire libre, sobre el imperio de las tecnologías de información y comunicación (TIC), con notables del sector. Al llegar a un punto en la atribución de virtudes salvíficas a la comunicación, me rebelo, con la consecuencia de polarizarme y perder el tino. Llego a decir que las TIC son la última bagatela para engañarnos, y que comunicarse no es un valor intrínseco, si no hay nada que comunicar. El problema, añado, es que hemos cortado nuestra comunicación con los antepasados, o sea, con los grandes depósitos culturales de la humanidad, a los que no se llega con mayor velocidad, sino lentamente y con esfuerzo. Sin mentar McLuhan, me atrevo a completar su sentencia: cuando el medio es el mensaje, el mensaje es una mierda. Estupor en la mesa. Descrédito. Y, para remate, encima ahora lo cuento. La comunicación nos pierde.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine