26 de noviembre de 2014
26.11.2014
Columna del lector

El maltrato hacia el hombre: maltrato invisible

26.11.2014 | 05:00

¿Cómo se llama a eso? En el caso de las mujeres hablamos de violencia de género, mientras que en los hombres no tienen nombre. La sociedad tiene «bonitos» adjetivos para calificarlos: «calzonazos», «no ha sabido ponerse en su sitio», etc... No es cierto, por desgracia, en los tiempos que vivimos hay maltratadores de ambos sexos, hombres y mujeres.

Hace cuatro años cayó una maldición sobre mi hermano, tras denunciar a su pareja por malos tratos en el ámbito familiar todos los organismos implicados en la situación cayeron sobre él como una losa. La Fiscalía terminó por imputar a mi hermano por denuncia falsa, pidiendo dos años de cárcel y 12.000 euros de multa. No podíamos creerlo, ya que salió de aquel juicio culpable, pero «por suerte» sólo tuvo que pagar 3.000 euros.

Desde entonces, cada vez que veo en la televisión o escucho en la radio algún caso de maltrato hacia un hombre le diría: no señores, no denuncien, se pueden ver en la cárcel; porque aún ni la sociedad, ni los organismos implicados, están preparados para asumir que estos tipos de violencia se producen.

Durante todo el proceso judicial se siguió produciendo ese maltrato, un padre al que no le permiten ver o hablar con sus hijos ya lo están maltratando, al igual que a los hijos. Todo ello a pesar de ser de los pocos hombres que consiguieron una custodia compartida. Custodia que consistió en: o vienes a por tus hijos a la hora que yo te diga y quiera, o te los dejo en el bar de al lado.

Mi hermano desarrolla una grave enfermedad, un cáncer, y a pesar de los continuos ingresos en hospitales, operaciones, quimioterapia, cumple con su custodia compartida y los quince días que le corresponden él cree tener a salvo a sus hijos.

¿Saben lo que son unos ciclos de quimioterapia de los que cada sesión dura cinco días con sus cinco noches? ¿Saben lo que significa tenerlo puesto y tener dos niños a tu cargo de 10 y 7 años durante todo el tiempo? Hay que ser muy hombre. Estos niños ven a su padre muy enfermo, deteriorado, pero su madre no quiere hacerse cargo de ellos durante estos días. ¿No es eso el maltrato a unos críos?

La enfermedad avanza implacable. Vamos al juzgado a pedir un cambio de medidas, ya que no puede quedarse con sus hijos, se está muriendo. En el juzgado no dan crédito, nunca se han encontrado con un caso similar, igual que en el colegio de de los niños.
¿Qué hay de esos organismos que determinaron que la denuncia era falsa?

Después de una lucha incansable mi hermano Juan Antonio falleció el 12 de noviembre y tuvo la oportunidad de despedirse de sus hijos a pesar de la rotunda negativa durante semanas de su progenitora. Por ello, antes de irse dejó por escrito una carta en la que terminó preguntándose: «Por qué no se escucha a un hombre cuando recibe malos tratos, por qué no se le cree cuando denuncia y cuando dice que se está produciendo maltrato hacia menores. ¿Por qué esta lenta justicia permitiré que un padre muera sin ver a sus hijos? Ahora soy libre y podré cuidar las 24 horas de mis niños».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog