10 de julio de 2018
10.07.2018
En canal

Marichalar infeccioso

10.07.2018 | 05:00

Tenemos que querernos todos, pero no sé hasta dónde. La viruela, por ejemplo. ¿Hay que querer al virus de la viruela? Hace mucho que no molesta, pero sabemos de lo que es capaz. Como Álvaro de Marichalar, que llevaba un tiempo latente, pero se reactivó el otro día en Espejo público y la recidiva nos dejó temblando. San Francisco de Asís era tan de querer que no tenía límites. Todo bicho viviente era una criatura de Dios y merecía su amor. Hoy es patrono de veterinarios, silvicultores, agentes forestales y ecologistas, pero nunca se enfrentó a los virus (¿son o no son seres vivos y ´criaturas de Dios´?) ni mucho menos al dilema que hoy tenemos con el virus de la viruela (la enfermedad lleva décadas erradicada y solo quedan dos peligrosísimas muestras en laboratorios de EEUU y Rusia: ¿qué hacer, destruirlas y arriesgarnos a que alguien libere el virus o conservarlas para hacer vacunas en caso de que reaparezca escondida en algún rincón?). Afortunadamente, el caso de Marichalar no es tan grave, y eso que el tío se esfuerza. Consultado por Susanna Griso sobre el Ducado de Franco concedido a la nietísima Carmen Martínez-Bordiú, aprovechó para difundir e intentar contagiar sus infecciosas opiniones. Señaló lo importante que es que todos sepamos que la guerra la ganó Franco porque si no no sabemos nada, explicó que la República se impuso fraudulentamente con un golpe de Estado en abril de 1931, aclaró que Franco acabó con ese régimen corrupto, golpista, ilegítimo e impuesto por la fuerza que había provocado cinco años de horror, y remató asegurando que el golpe de la República fue la mayor vergüenza que sufrió Europa en los años 30, ya saben, es década en la que todo lo demás que pasó en Europa no tuvo mayor importancia. ¿Debe Griso hacerle tertuliano ahora que ha renovado Espejo público por tres años más? ¿Debe olvidarle y que se ocupe de él un laboratorio de máxima seguridad donde quede almacenado con garantías? ¿Qué haría san Francisco con esta criatura de Dios?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog