24 de octubre de 2018
24.10.2018
La Opinión de Málaga

Cartas al director

Las cartas se pueden enviar preferentemente mediante correo electrónico a la dirección laopiniondemalaga.lectores@epi.es

24.10.2018 | 05:00
Cartas al director

'Sobre el libro 'La ambición y el estilo'', por Ramón Benet

Soy Ramón Benet, hijo primogénito del escritor Juan Benet y me dirijo a ustedes en relación con su artículo 'Homenaje a Benet, el inventor de Región', a propósito del libro Benet: La ambición y el estilo, por Rafael García Maldonado.

El autor de dicho libro incurre en numerosas faltas que vulneran la memoria intelectual, familiar y social de mi padre. En lo crítico, el libro consiste en una sucesión de banales prontuarios de cada una de las obras de Benet, que ignoran el inmenso corpus académico y ensayístico sobre sus textos que hoy en día se encuentra disponible para los estudiosos.

En lo biográfico, la narración que se hace de los hechos de la vida de Juan Benet es arbitraria y huera de todo rigor en su veracidad; el autor ha ignorado deliberadamente las puntualizaciones y advertencias que ha recibido antes de la publicación del libro y ha frivolizado con los episodios familiares de memoria más sensible, todo ello sin mostrar el menor interés en recabar informaciones fiables en el entorno familiar y social que conoce bien la vida de Juan Benet.

Las apreciaciones del Sr. Gª Maldonado sobre la figura de Juan Benet son fútiles, de una frivolidad extrema y cargadas de tópicos de uso vulgar; impropias de quien dice ser escritor y adalid de la alta literatura, un modo de escritura ausente en cada página del libro, que introduce de lleno a su autor en la actual inanidad de las letras españolas que tanto dice denostar.

En suma nos encontramos ante un libro deshonesto, de nulo calado intelectual, que ya ha recibido sus primeras críticas literarias adversas (Babelia, 13.10.2018) y cuyo propósito último es la asimilación de su autor a los principios estilísticos de la prosa de Juan Benet, para así recabar de forma espuria un prestigio literario que le resulta inalcanzable por sus propios merecimientos.
Muchas gracias y reciban mi saludo más cordial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog