19 de noviembre de 2020
19.11.2020
La Opinión de Málaga
El Palique

Dieta de la alcachofa

No hay responsable público al que no le metan tres o cuatro al día. Pero esas proclamas no tienen a veces ni jamón ni aceite ni buena textura. De texto

18.11.2020 | 18:47
La diputada Cuca Gamarra abronca a la concurrencia.

E l ministro de Sanidad afirma que el Gobierno está muy preocupado por las Navidades. Nosotros estamos muy preocupados por lo que haga el Gobierno. Esto es el paraíso de los que viven improvisadamente. Carpe diem. Nadie conoce qué va a ser de nosotros pasado mañana pero las grandes superficies sí saben que la historia se repite y que somos golosos; por eso tienen llenas desde hace semanas las estanterías de mantecados y turrones. Las autoridades se teme una mala Navidad pero es porque desconocen que ya es Navidad. No solo en los grandes almacenes. También en los anuncios de la tele, en el vendedor de Lotería, en las tiendas de juguetes y hasta en no pocos hogares, que ya están pensando dónde poner el árbol. Los restaurantes lanzan ofertas, Gutiérrez organiza el almuerzo de empresa y nos hacemos la ilusión de que la vida sigue, rezando para que, al menos durante unos años más, también sigamos nosotros en la vida. Las calles están un poco más tristes y a media tarde quedan vacías. Descartamos que sea debido a que la gente esté en su casa atendiendo a lo que dicen las autoridades. El presidente de la Generalitat afirma que lo peor ya ha pasado, si bien hay quien piensa que lo peor de todo es que él sea presidente. Las noticias sobre posibles vacunas se acumulan pero yo acudo cada mañana al kiosko para ver un titular que diga «Hoy comienza el periodo de vacunación». El virus de la locuacidad avanza y no hay responsable político que no hable sobre el virus, lo cual demuestra lo aficionados que son a desdecirse. Las tres palabras más difíciles de pronunciar en castellano son «no lo sé», bien lo sabemos. Nos someten a la dieta de la alcachofa. La alcachofa es como se llama en el argot profesional al micrófono televisivo. No hay político sin su ración diaria de tres o cuatro alcachofas, pero a nosotros nos falta el jamón o el foie o incluso un chorreoncito de aceite. Poca textura ve uno en determinadas proclamas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog