Más de 2.000 personas mueren por atragantamiento cada año en España. De hecho, la asfixia por atragantamiento es la tercera causa de muerte no natural en nuestro país, por delante incluso, de los accidentes de tráfico.

En las últimas horas, la hermana del exvicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato, ha fallecido en Madrid a los 80 años por un atragantamiento mientras almorzaba en un restaurante en Madrid. Aunque los servicios de emergencia llegaron rápidamente al local de restauración, no se pudo hacer nada por salvarle la vida.

También hemos conocido que un agente de la Policía Nacional ha salvado la vida de una mujer tras sufrir un atragantamiento en un restaurante en Málaga.

La tos es el primer síntoma del atragantamiento y es una reacción automática de nuestro cuerpo Freepik

Estas situaciones ponen de relieve la importancia de conocer cómo practicar la maniobra de Heimlich, una técnica de primeros auxilios que todos deberíamos conocer para la desobstrucción grave de la vía aérea, que suele estar bloqueada por cuerpos extraños.

Los alimentos que más atragantamientos provocan en niños

Como explica la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), los atragantamientos son la causa más común de accidentes en niños. Y son la segunda causa de muerte en el grupo de edad entre 1 y 3 años. 

  • "El riesgo viene determinado por unas características anatómicas y funcionales particulares de las estructuras de la vía aerodigestiva superior como consecuencia del crecimiento y de la maduración".

Los atragantamientos infantiles pueden surgir tanto por la ingesta de objetos como por alimentos, que los especialistas desaconsejan en niños menores de 5 años. 

Tal y como recalcan los especialistas de la SEORL-CCC, las salchichas son, junto a los caramelos, los alimentos que más episodios de asfixia provocan. Por ello, es recomendable servirlas "siempre cortadas de forma longitudinal y no en rodajas".

Los frutos secos son otro de los alimentos que más atragantamientos infantiles. Sin embargo, se recomienda "no dar a niños menores de 5 ó 6 años cualquier tipo de fruto seco sin moler por el alto riesgo que existe". Lo mismo ocurre con las palomitas de maíz, que deben evitarse hasta los 5 años, ya que los granos de maíz pueden pasar a las vías respiratorias y desencadenar en asfixia.

Síntomas del atragantamiento

  • Tos.
  • Respiración dificultosa.
  • Incapacidad para hablar o, en el caso de los niños, para llorar o emitir cualquier sonido.
  • Coloración azul de la piel ante la dificultad para respirar.
  • Pérdida de conocimiento.

Con la Navidad a la vuelta de la esquina, las uvas se convierten en uno de los alimentos más peligrosos que puede incluso llevar a la muerte. Los médicos aconsejan quitarles la piel, así como las pepitas, y ofrecerlas en varios trozos longitudinales para reducir el riesgo de atragantamiento.

No obstante, esto no quita que pueda ocurrir un accidente en personas de cualquier edad. Y de las consecuencias que puede ocasionar, aunque los niños y los ancianos son los más vulnerables.

Si el atragantamiento persiste, el niño perderá el conocimiento y se deberá realizar la maniobra RCP Freepik

Si no se actúa con rapidez, y se realiza la maniobra de Heimlich, hay un riesgo moderado de daño cerebral entre el minuto 4 y 6. Entre los minutos 6 y 10, la probabilidad de daño cerebral aumenta considerablemente. Y a partir de los 10 minutos, crece el aumento de muerte cerebral. Y en el peor de los casos, el fallecimiento.

Guía para hacer la maniobra de Heimlich

Es esencial actuar rápido y de forma correcta, que puede salvar una vida. Lo primero y más urgente: llamar al 112. Una vez que han sido alertados los sanitarios se debe intervenir mientras se espera a la ambulancia.

“Antes de nada, la persona que se está atragantando tiene que toser. Hay que intentar que el cuerpo expulse lo que obstruye la respiración. En caso de que el paciente no pueda debemos empezar la reanimación”, explica el doctor Juan Antonio Rodil, médico del Servicio de Atención Médica Urgente.

En cambio, si el paciente no puede toser, se debe realizar la maniobra de Heimlich. 

Te puede interesar:

  • “Se coge a la persona por las axilas, situamos un puño por encima del ombligo y ponemos la otra mano encima, haciendo presión para dentro y hacia arriba hasta que salga el objeto que obstruye las vías respiratorias”, subraya el facultativo.

Se trata de una maniobra que “no es nada complicada, hay que perder el miedo a hacer cualquier maniobra, lo mejor es actuar antes de que lleguen los médicos”.