El Unicaja afrontará a partir del próximo domingo cuatro semanas en Liga Endesa que serán claves para sus aspiraciones de cara a jugar la próxima Copa del Rey 2022. Con las mismas tres victorias en seis encuentros que acumulan otros seis equipos más, todo está aún muy igualado y es difícil aún hacer una quiniela para determinar dónde estará cada uno al final de la primera vuelta, cuando llegue el corte copero.

El calendario la verdad es que se empina ahora para los verdes. El primero de los próximos cuatro retos ligueros que se avecinan tiene como protagonista a un Barça que se presentará en el Carpena con pleno en Liga, al sumar seis triunfos en seis partidos. El cuadro cajista deberá congraciarse con su fiel afición para intentar revivir otra de esas noches mágicas en las que poner contra las cuerdas a un rival a priori muy superior.

El choque comenzará el domingo a partir de las seis y media de la tarde y, con independencia a la nueva competición europea en la que los de Katsikaris han comenzado con buen pie, debe ser un buen termómetro para saber cómo está el equipo a estas alturas de la temporada.

El siguiente sábado, 30 de octubre, le tocará el turno de visitar al Morabanc Andorra, que tras un mal arranque ha ganado sus últimos dos partidos, incluido el de este pasado fin de semana en la cancha del Joventut.

Tras jugar en Andorra, el particular Tourmalet para los verdes se acentuará con otro nuevo partido lejos de Málaga, en esta ocasión visitando en Vitoria al Baskonia. Un rival durísimo ante el que el Unicaja deberá hacer un partidazo para poder tener opciones de sumar la victoria. En suelo vasco, el Unicaja tiene un par de buenos precedentes. A mediados de mayo pasado, en la jornada 34 de la anterior temporada, el Unicaja ya de Katsikaris ganó 71-79. También se impuso antes de la pandemia, a principios de octubre de 2019 (77-78), con un inspiradísimo Josh Adams, en lo que representó su primer triunfo liguero de aquella campaña, con Luis Casimiro en el banquillo.

El último choque de esta fase exigente de la competición será, en casa, ante el San Pablo Burgos. Los castellanos ya ganaron la temporada pasada en Málaga y serán también un hueso duro de roer en esa jornada 10 de la Fase Regular. Habrá que ver cuántas victorias puede conseguir el Unicaja en estos cuatro partidos, pero deberá sumar al menos dos para mantener un buen ritmo rumbo a la clasificación copera. Si gana uno solo o en el peor de los casos no suma ningún triunfo en esta fase, el pase al torneo del k.o será casi imposible.

La Liga Endesa no es fácil para nadie. Ganar partidos cuesta porque el nivel de los equipos es muy alto. El objetivo del Unicaja para estar en la Copa tiene que ser sumar 9-10 victorias en las primeras 17 jornadas. De momento lleva 3 y quedan 11 partidos para el corte copero. Las cuentas salen... por ahora.