La electrofisiología es el área más tecnológica de las especialidades relacionadas con el corazón. Dado que la electricidad en el corazón es invisible, la capacidad de diagnosticar una patología relacionada con los impulsos eléctricos que suceden en este órgano depende de la capacidad para identificar ciertas señales que indican que hay una arritmia.

Una arritmia es una alteración en el ritmo y/o la frecuencia de los latidos del corazón. Aunque a menudo no suponen riesgo, pueden ser un indicador de otras patologías y suponer un riesgo importante para la salud. La electrofisiología permite mejorar la calidad de vida de los pacientes desde un abordaje clínico y tecnológico de alta precisión que resuelve, en muchos casos para siempre, las arritmias recurrentes.

El cardiólogo electrofisiólogo Dr. Gabriel Ballesteros emplea tecnología de primer nivel en la sala de hemodinámica de HLA El Ángel, tratando las patologías relacionadas con los impulsos eléctricos del corazón de los pacientes, recuperando así la normalidad en sus latidos. Las dolencias más frecuentes a tratar son la fibrilación auricular, las extrasístoles y las taquicardias supraventriculares paroxísticas (que suceden de forma recurrente y pueden ser difíciles de diagnosticar).

Un gran avance en los tratamientos

Un reciente avance relacionado con esta disciplina es el uso de la técnica de estimulación fisiológica. En palabras del Dr. Ballesteros «el corazón tiene un sistema de conducción que funciona como una red de pequeños cablecitos que llegan a múltiples sitios, facilitando la coordinación de las diferentes fibras musculares cardíacas. Los marcapasos convencionales inician los latidos estimulando en puntos aleatorios, generando falta de sincronía en el latido. La técnica de estimulación fisiológica permite estimular los puntos desde donde se inicia un latido normal, haciendo que la labor del marcapasos sea más efectiva. Esto es especialmente beneficioso en pacientes que han padecido patologías previas de corazón como el infarto».

En la Unidad de Arritmias de HLA El Ángel, dotada con una sala de hemodinámica de primer nivel, se llevan a cabo además los principales métodos de ablación: la crioablación o la radiofrecuencia, es decir, empleando frío o calor.

La crioablación emplea el óxido nitroso mediante un catéter que permite aplicar un frío extremo localizado en la intersección de las venas pulmonares con la aurícula izquierda para aislarlos entre sí e impedir que el impulso eléctrico anómalo se propague. El Grupo HLA disponde de la última tecnología para este tipo de intervención, el sistema Arctic Front.

Para la ablación por radiofrecuencia dispone del dispositivo CARTO3® de navegación electroanatómica de alta densidad. Con esto se realiza un mapeo virtual en 3D y se consulta durante la intervención para localizar el foco que produce la arritmia y, en este caso, aplicar calor y efectuar la ablación que acabe con la taquicardia.

UBICACIÓN