Historias de la Costa

Nina Hagen y los nuevos tiempos locos de la Costa

La inefable musa del punk se coló en la fiesta del aperturismo con un concierto en Marbella en 1984 de los que refrendaron, por extravagante y libérrimo

21.11.2015 | 01:35
De exiliada política a emblema de la provocación. Hijastra del cantautor Wolf Biermann, crítico expulsado de la Alemania del Este, la cantante partió en los primeros años de su carrera con su familia al Berlín de la RFA, donde no dejó de desesperar a los más puritanos y de colgarse la bandera de la excentricidad y la libertad en el escenario. Hacía, sin duda, lo que le daba la gana. Y lo sigue haciendo ahora, cuando ya menos presente en los medios, asegura haber descubierto a Jesús y poco menos que la espiritualidad genuina de Occidente. Entre sus trabajos más sorprendentes, más allá de sus discos, figura su versión de la ópera de Bertolt Brecht y Kurt Veill y el personaje de Sally en la famosa Pesadilla antes de Navidad, de Tim Burton.

Más de 5.000 personas abarrotaron el aforo. El PP en Sevilla aprovechó la actuación para atizar a sus contrarios: la cantante, al parecer, cobró a Málaga 1,6 millones menos que al Teatro Maestranza.

En las calles todavía fisgoneaba, malhumorado y gris, el espíritu del franquismo. Hacía menos de una década que España había bajado, aunque no del todo, los brazos y las escopetas. El régimen asumía su podredumbre, que era un secreto a voces, y los nuevos aires se empapaban de esa lógica dual y esquizoide que desde los sesenta había dado forma a la avanzadilla de la costa; la armonía, más pintoresca que conflictiva, entre la cosa enmohecida del toro con sotana y los infortunados taparrabos de lunares que empezaban a dejarse ver, junto a las pantorrillas peludas, por las playas. La modernidad frente a lo rancio, la novena –por imperativo– frente al libertinaje. Todo llegando al paroxismo. Y más si por ahí aparecía Nina Hagen. Aquella noche de julio de 1984, si a la cristiandad le hubiera dado por terminar la romería en el campo de fútbol, en uno de esos espectáculos de masas con los que a veces sorprenden las tradiciones, el resultado habría sido mucho peor que un encuentro en la tercera fase. Gentes con el pelo verde, zarcillos, maquillaje masculino, laqueados ingrávidos, algo que, a vista del tiempo que quedaba atrás, resultaba a medio camino entre la enfermedad, los zombis y los asuntos, siempre mortecinos, de los rojos. Con un centro tonal, el de la cantante, además, incorregible, hecho de neopaganismo, descaro y encantamiento; sin duda, bufón y, a su manera, también diosa.

En su visita a Marbella a la artista alemana aún no le había hecho efecto aquella famosa ingesta de LSD que, con el paso de las décadas, le haría ver a Dios y convertirse al cristianismo con voracidad evangelizadora. Entonces, estaba en pleno apogeo de todas sus corrientes estrafalarias, decía cartearse con los extraterrestres, fingía masturbarse en televisión, había sido proscrita por la Alemania de los soviets. Y, sobre todo, mantenía una fuerza expresiva en el escenario de las que hacen época, con una oscuridad relampagueante que continamente giraba alrededor de sus gestos de histrión: tan medieval, tan moderna, tan barroca. Sin Nina Hagen la movida madrileña quizá se hubiese quedado en un expediente frutal y con flequillo. Y el rock, desde el glam al punk, habría perdido a uno de sus más originales referentes, con ese híbrido imposible entre teatro kabuki, ópera y guitarras susurrantes.

A Nina Hagen, su concierto en la Costa del Sol le resultaría una fecha más de acento inolvidable, pero para Andalucía significó, además, un motivo de trifulca. Y no a cuenta de su revolucionaria puesta en escena, sino del dinero que costó su actuación, que, al parecer, resultó 1,6 millones de las antiguas pesetas más barato en Marbella que en Sevilla, donde también cantaría en la misma semana. El Grupo Popular hispalense, en la época muy de José Manuel Soto y el tronío de la Semana Santa, puso el grito en el cielo, aunque no con tanta gracia como Nina Hagen, hacia la que una y otra vez acusaban los señores ediles veladamente de no ser más que un fantoche sin ninguna relación con el arte –se ve que eran, de oficio, musicólogos-. Incluso Isabel Pantoja –también catedrática in pectore– dejó escapar su animadversión al presentar uno de los vídeos de la cantante en su programa –se ve que no sólo Bertín, la tele, ya se sabe–.

A la artista –la gótica, no la del folclore– todo esto debería serle indiferente. Para escándalos, los que montaba en su país, en el que llegó a defender la legalización de las drogas en presencia de una por entonces medio bisoña Angela Merkel. Nina Hagen vino a la Costa del Sol a hacer lo que mejor sabía, que para muchos ya era bastante en términos de ruptura del orden. Marbella, con menos remilgos, se lo agradeció. Con un éxito inapelable. Más de 5.000 personas, muchas llegadas de otros países, pagaron las 1.300 pesetas que costaba la entrada para asistir a su concierto, que estuvo precedido, a modo de preludio elegante, por Los Ilegales. La artista empezó a moverse en su despampanante y divertido registro heterodoxo, entreverando en su voz de bruja con pata de cabra y de soprano sonidos de reggae, del blues, del heavy, de la lírica o las famosas versiones de Frank Sinatra. Su pelo rosa, su maquillaje de ultratumba, se movieron como un pájaro de fuego en las costuras de lo que quedaba de censura y de vergüenza antediluviana. Más tarde se la vio por las islas, donde llegaría a casarse en el escenario incluyendo una lista de invitados en la que destellaban desde los Rolling Stones a Julio Iglesias, con el que debería formar una pareja muy extraña, parecida a la de Zapatero con sus hijas, sin más punto de unión, quizá, que el respaldo mundial y Marbella. Tenía 29 años, prácticamente la mitad que ahora, con el mismo circuito espolvoreado en la melena, aunque todavía sin bautizar. Sí, al menos, de otro modo, en las aguas de la costa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La gala

Premios Málaga 2017 de La Opinión

Prensa Ibérica entrega cinco premios al Club Balonmano Femenino Málaga Costa del Sol; a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI); al presidente de La Canasta; a Turismo Andaluz; y a Lamari.

 
 

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp



Enlaces recomendados: Premios Cine