El Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos no ve con buenos ojos la celebración de manifestaciones multitudinarias el próximo 8 de marzo. «Si hemos dicho no a algo tan nuestro, tan andaluz, como las procesiones, también a las manifestaciones», aseguró el consejero de Salud y Familias de la Junta, Jesús Aguirre, ayer durante su comparecencia posterior a la reunión semanal del Consejo de Gobierno.

En la misma línea, Aguirre subrayó que la recomendación de la consejería andaluza de Salud y Familias es «muy clara y contundente» a este respecto. «Todo lo que sea sumar personas en poco espacio supone aumentar la capacidad de transmisión del virus que causa la Covid-19», agregó.

Igualmente, Jesús Aguirre recordó que «desde el punto de vista sanitario, lo que propugnamos siempre es disminuir la movilidad al máximo y evitar las concentraciones de personas».

Con estos términos, el consejero puso de relieve que el Gobierno andaluz no pierde de vista las movilizaciones que se están anunciando de cara a la conmemoración del próximo 8-M del Día Internacional de la Mujer.

En este sentido, el consejero de la Presidencia y portavoz de la Junta, le echó también el freno a esta posibilidad al recordar que la declaración institucional sobre el Día de la Mujer -aprobada ayer en el Consejo de Gobierno- pone en valor que «este 8-M la pandemia nos impedirá llenar las calles de hombres y mujeres andaluces reclamando igualdad». No obstante, Bendodo aclaró que la ausencia de grandes manifestaciones «no frenará nuestra clara determinación por hacer de Andalucía una tierra más justa».