Rincón de la Victoria inaugurará el próximo 6 de octubre su auditorio municipal, el espacio escénico más grande del municipio. Y lo hará con el espectáculo de flamenco inédito “El mar no puede morir” de Carmen Camacho, que contará con la dirección de La Lupi y con Chaparro de Málaga como artista invitado.

El alcalde de Rincón de la Victoria, Francisco Salado, la concejala de Cultura, Clara Perles y la artista Carmen Camacho, han presentado hoy, junto al edil de urbanismo, Miguel Ángel Jiménez, los actos de esta inauguración de esta infraestructura y que marcará un antes y un después en el municipio.

"Hemos estado esperando toda una vida para contar con un espacio escénico de esta envergadura. Es un viejo anhelo de esta ciudad. Y por eso, el día 6 de octubre será un día histórico", ha afirmado Francisco Salado.

El auditorio se pone en pie en un espacio de 2.500 metros cuadrados y contará con espacio para casi mil espectadores sentados.

La edil de Cultura, Clara Perles, ha explicado que la decisión de inaugurar el auditorio con el espectáculo de Carmen Camacho "es la propuesta perfecta por muchas razones. Es un espectáculo creado exclusivo e inédito. El flamenco es la mejor disciplina para la inauguración del auditorio al ser uno de los géneros musicales más arraigados en nuestra tierra y declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

"Con esta apertura, Rincón de la Victoria contará con el espacio cultural más grande y mayor capacidad del municipio hasta el momento, que nos permitirá abarcar obras de gran formato", ha insistido la edil.

El regidor rinconero ha valorado el cambio que este auditorio supone para Rincón de la Victoria. "En pocos años hemos puesto en marcha el Skate Park, la piscina municipal cubierta, el Centro Juvenil y ahora, el auditorio. Seguimos cumpliendo objetivos y sueños para Rincón de la Victoria. Este espacio nos fortalecerá como el destino único que somos. Os invito a todos a disfrutarlo como se merece".

La obra

Carmen Camacho, alma mater del espectáculo y bailaora principal del espectáculo ha explicado el origen de 'El mar no puede morir'. "Este proyecto nace de la oportunidad que supone el Auditorio Municipal, una oportunidad para crear un espectáculo que reúna los elementos más representativos de la historia, cultura y tradiciones de Rincón de la Victoria. Y después de un trabajo de investigación, búsqueda y elaboración de una idea original, decido proponer la dirección escénica del espectáculo a la genial bailaora La Lupi, quien ha puesto al servicio del espectáculo su inagotable creatividad y visión del arte, para dar forma, vida y alma a este espectáculo inédito y único", ha explicado.

"El mar no puede morir' está creado por y para Rincón de la Victoria y evoca de una forma muy conceptual y con el flamenco como lenguaje, los elementos culturales, religiosos e históricos que nos identifican como pueblo", ha dicho Camacho.

La jornada inaugural acabará con un espectáculo de pirotécnica, acompañado de fuego frío, láser, música y lanzallamas. "Este espectáculo está diseñado en volúmenes de sonido de 105 decibelios para ser respetuosos con las personas que sufren hipersensibilidad auditiva y también para generar el mínimo impacto sonoro en nuestras mascotas", ha explicado al concejala.

El cómico y monologuista, Rafa Frías, será el maestro de ceremonias para una noche tan especial.

Para asistir al evento, los vecinos tendrán que recoger la invitación física en el área de Cultura a partir de este jueves 30 de septiembre.

El auditorio

El auditorio municipal al aire libre se ha concebido como espacio escénico polivalente y abierto para representaciones teatrales, musicales, danzas, entre otras disciplinas.

La actuación comprende la urbanización de una superficie de 2.500 metros cuadrados, para uso de espectáculos y de carácter abierto, con las únicas construcciones cubiertas del propio escenario con camerinos traseros, concretamente cuatro camerinos, y las construcciones auxiliares necesarias para la funcionalidad del conjunto, como son los aseos, control, sala de proyección y cafetería, situadas en la zona norte de la parcela de actuación.

En su construcción se ha buscado una orientación del conjunto en la que los espectadores, durante las horas previsibles de representaciones, observe hacia el escenario sin molestias de deslumbramiento solar. A su vez, la escena queda orientada de espaldas al Sol y protegida de los vientos este-oeste mediante "orejeras" laterales.

Así mismo, la ubicación del escenario y su orientación hacia el norte, responde a criterios para minimizar las molestias por ruido, situando la caja escénica en la zona más distante de viviendas, mediando el graderío en pendiente que proyectaría y tamizaría el sonido en modo ascendente y rematando el conjunto con la agrupación de construcciones al norte, que dispuestas en perpendicular al flujo del sonido, puedan servir de parapeto al mismo.

El auditorio cuenta aproximadamente con 932 plazas sentadas y espacio libre para algunos espectadores de pie en la zona norte junto a la cafetería o para ubicar gradas o bancos supletorios para determinados eventos.

La duración de las obras ha sido de algo más de un año, teniendo en cuenta que la pandemia del coronavirus ha retrasado enormemente esta inauguración.