José Manuel Cansino es Catedrático de Economía Aplicada en la Universidad de Sevilla, además de profesor de la Universidad Autónoma de Chile y en la Universidad Nacional Andrés Bell del mismo país. Divulgador en medios de comunicación hablados y escritos e investigador con más de 30 artículos científicos publicados en revistas internacionales de primer nivel, este jueves formará parte del evento Marca Axarquía, donde estará al frente de una ponencia en la que hablará sobre el estancamiento y la subida de precios, y sobre decisiones empresariales desde la comarca. 

¿En qué consistirá la ponencia que tiene preparada?

Vamos a reflexionar con los datos que hay ahora mismo hacia dónde apuntan, desde más lejos a más cerca, es decir, desde el conjunto del planeta con las previsiones que hay desde el marco de incertidumbre de la guerra hasta llegar la propia Axarquía. La segunda parte tratará sobre qué tipo de decisiones pueden tomar las empresas, con énfasis en la Axarquía, para operar en aspectos que están bajo el control de las empresas, pues se pueden hacer muchas cosas para reducir facturas como la eléctrica.

¿Podría desarrollar esta idea de disminuir facturas?

Hablaremos de autoconsumo compartido, de las plantas de generación fotovoltaica con acumuladores, y nos adentraremos en el tipo de motor eléctrico que usan las empresas. En un motor convencional, que tiene una vida de unos 25 años, el 94% del gasto que ha generado es solo de energía eléctrica, y cuando una empresa compra un motor solo piensa en el coste visible, lo que cuesta el motor en sí, sin considerar cuánto consumirá en esa vida útil. Otra idea que trabajaremos es cómo compensar el coste de las materias primas, con ejemplos reales, apegados al terreno, y haremos dos aterrizajes relacionados con dos tipos de empresas arraigados en la zona, las empresas hoteleras y el sector turístico. Se hará una estimación de cómo el conflicto de la Europa del Este afecte a la Costa del Sol, y las oportunidades que hay, las ayudas que hay en marcha y las subvenciones que existen. 

No hemos salido de una crisis sanitaria y nos hemos metido en una guerra.

Hemos encadenado la crisis financiera de 2008, luego la del coronavirus y ahora la guerra, aunque las noticias son más esperanzadoras sobre le cese de hostilidades o de la invasión.

¿Qué puede decir del sector agrícola, uno de los más importantes en la zona?

Para el sector agrícola, especialmente en el de la fruta tropical, hablaremos un enfoque novedoso, la escalera de bloque o Blockchain, que permite trabajar sobre la trazabilidad de los alimentos y permite reforzar la seguridad alimentaria. Se calcula que unas 365.000 personas mueren en todo el mundo por consumir productos en mal estado, por no tener una buena trazabilidad, o fecha de caducidad, o por no especificar los accidentes y sufrir problemas de intolerancia o alergias. El mensaje es que incluso estando en una situación de riesgo e incertidumbre, las empresas tienen bastantes herramientas bajo su control que les permiten mejorar la gestión, los resultados y la estabilidad. 

¿Qué ideas tienen que aprender en estos momentos los empresarios?

Que lo que hasta hace un año era un coste operativo relativamente reducido, como el consumo eléctrico, ya no lo es, pero que se puede influir mucho para que la factura no suba. Otro tema es que las materias primas permiten un cambio muy grande en la empresa, aprovechando la economía circular. Y que la inteligencia artificial ha venido para quedarse, no es el futuro, sino el presente. 

¿Qué les diría a los habitantes de la comarca de la Axarquía que quieran emprender en estos momentos? ¿Hacia qué sectores deberían enfocarse para tener éxito?

Por el sector tecnológico. Uno de los sectores más demandantes de empleo va a ser el de las reformas de edificios enfocados hacia la eficiencia energética, tanto en edificios públicos como privados: revestimiento de fachadas, el cambio de ventanas, el revestimiento de cubiertas. Otro sector, sin duda, es el de la nueva logística, todo el comercio de plataformas, y un tercero, más limitado, es la explotación del Big Data. Va a haber mucho trabajo para matemáticos, estadísticos, físicos, y otros trabajos cuantitativos. Es un sector además con un espacio muy grande para las mujeres, y que, por tanto, contribuirá al desarrollo de toda la sociedad en su conjunto. Los emprendedores también necesitan recordar que todavía hay un marco de tipo de interés reducido, el acceso al crédito es ahora relativamente barato para poder emprender.