Blog 
Animales y más
RSS - Blog de Profesor Pelusa

El autor

Blog Animales y más - Profesor Pelusa

Profesor Pelusa

Guillermo Elzo, Etologo, especialista en comportamiento animal.

Sobre este blog de Sociedad

En este blog, comentare las noticias relacionadas con el Reino Animal, daré consejos para que mantengas una mejor comunicacion con tu mascota y mucho más.


Archivo

  • 25
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     

    Comportamiento sexual de los gatos es muy parecido al de los humanos

    Profesor Pelusa. Si bien dentro del reino animal, existen varias especies donde el cortejo, y el juego pre sexual es muy importante no tenemos la oportunidad de verlos todos los días como sucede con nuestras mascotas felinas, ellos dentro de la cantidad de animales que conviven diariamente en nuestros hogares son quienes más se asemejan al apareamiento con nuestro comportamiento y fundamentalmente esto se debe a que depende de los dos la estimulación, por una parte la gata elije su pareja, por lo que generalmente tiene que salir de su territorio o pasearse por el limite de su zona , sin ser ellos esencialmente sociables con sus congéneres y por otro lado para  que ella esté dispuesta a aparearse  depende fundamentalmente de la estimulación proporcionada por el macho.

    Es así como nuestros amigos felinos pertenecen al grupo de  animales cuyo ciclo sexual es denominado por los científicos como “poliestrico”, esto significa que son seres que se encuentran aptos para concebir durante todo el año. Si bien se requiere del ambiente adecuado, la tranquilidad necesaria y la estimulación del macho éstas generalmente están receptivas casi siempre durante su vida fértil, la cual va decreciendo con el andar de los años y tiene algunos recesos cuando se encuentran en la etapa de gestación o lactancia, donde no permiten la presencia de ningún macho con intenciones de conquista.

    De ahí la importancia respecto del control de la natalidad en nuestros amigos felinos. Estudios recientes indican que una gata en condiciones naturales  o salvaje cicla de dos a tres veces anuales, en primavera, verano y otoño,  lo que los expertos definen  como “poliéstrico estacional”, o lo que es lo mismo a tener varios celos separados por unos días de reposo durante una época determinada del año. Pero en el caso de las gatas que viven en nuestra casa, el celo puede variar dependiendo  de las horas de luz y el calor que tiene el día, (fotoperiodo) de ahí que se diga que “Agosto es el mes de los gatos” pues coincide en Europa con el verano donde los días son más largos, pero no obstante el ciclo es repetitivo mes a mes , los últimos estudios realizados con gatas caseras expuestas permanentemente a luz artificial como es el caso de nuestras casas, demostraron que ni el frio del invierno, que hace que se inhiba la actividad procreativa, ni el periodo de luz, influyen para que estas amigas hagan un paréntesis , sino  por el contrario esa sensación de seguridad y bienestar en todos los aspectos las hace más proclives a procrear durante todo el año.

    El macho por otra parte a sabiendas de que es él quien estimula el comportamiento sexual de la hembra , se encuentra siempre dispuesto a complacerla, es por eso que durante la noche, horas en que generalmente se produce la monta  o los encuentros sin mayores contratiempos, se inquieta mas, si consideramos además que por su gran sentido del olfato percibe las señales de una compañera cerca , hace que éste salga a su acecho, este comportamiento quienes poseen gatos machos como mascotas lo advierten, ya que mis amigos se pasean durante toda la noche  y la madrugada en búsqueda de alguna puerta o ventana abierta que les permita salir, atreviéndose muchas veces a despertar a su amo y es lógico entenderlos, para ellos la fiesta recién comienza.

    Por otra parte,  quienes son dueños de una princesa felina deben saber que su amiga entra en la madurez sexual a partir del momento en que su peso fluctúa  entre los 2,5 a 5 kilos, teniendo en cuenta también su edad, hay gatas que pueden entrar en celo a partir de los 4 ó 5 meses, mientras que otras pueden hacerlo hasta los 18 meses, la raza puede tener mucho que ver en este tema ya que una gata de pelo corto puede alcanzar la madurez sexual antes que una gata de pelo largo.

    Generalmente el primer celo de nuestra gata pasa totalmente desapercibido y si le agregamos a esto el hecho que no haya ningún macho cerca para que ella evidencie dicho comportamiento, a muchos nos lleva a cometer el error de creer que aun no lo ha tenido, lamentablemente el no enterarnos de su primer celo y por ende no existir gestación, producirá en nuestra amiga menos periodos de descanso aumentando sus celos anuales y los posteriores  que se producirán.

    En este tipo de gatas se harán mucho más complicados y difíciles para sus dueños que como es habitual, no podrán dormir prácticamente durante toda la noche.

    Para definir  las etapas del celo  diremos que el proestro es la primera, en ella es  cuando las concentraciones de estrógenos en sangre son más elevadas, esta fase puede durar entre 3 y 5 días, mi amiga empieza la seducción es entonces cuando es más atractiva para el macho aunque todavía no está receptiva, si lo engatusa utilizando un término felino, le indica que ella está ahí, que no se olvide y en definitiva hace que el macho ya empiece a marcar cierta preferencia, en definitiva la invitación es “””quien me  sigue lo consigue’’’. Es sumamente interesante observar ese ritual, lleno de romanticismo, y seducción, ella a sabiendas de que se encuentra en conquista desde una distancia segura “””ni mucho que la queme ni poco que la enfrié””””, se pasea delante del macho, mostrándole en un principio cierta indiferencia pero cada cierto tiempo le clava su mirada, y adopta cierta actitud, de complacencia, el macho por su parte en su afán de conquista sin mucho preámbulo trata de acercarse de manera rápida, pero como la princesa  aun no quiere fiesta se aleja rápidamente no del todo pero mantiene la distancia perfecta.

    Las gatas creo son maestras en el hecho de conquistar a su macho, lo hacen todo con una feminidad asombrosa, sus movimientos son pausados y armoniosos, como si se prepararan y ensayaran dicho ritual, sus miradas lejanas pero penetrantes influyen de tal manera en el macho que nada ni nadie puede perturbar su atención, si bien el paseo no dura mucho tiempo el suficiente para dejar clavada en el corazón del macho “””la llama del amor””””, quien repasará una y otra vez por medio del olfato el recorrido de su amiga y esperará el sonido de su voz cuando le avise que puede comenzar la fiesta porque ella está dispuesta.

    Una vez terminada la etapa de proestro nuestra amiga cambia de comportamiento, empieza a emitir constantes maullidos muy fuertes y a revolcarse por el suelo, se muestra mucho mas cariñosa y se pasea ya no de manera tan majestuosa como al principio, cual modelo en un desfile, si no que  arqueará su cola y si la acariciamos notaremos que baja su parte delantera para dejar la trasera más alta. Esos sonidos eran justamente los que espera el macho, cual vigilante de dicha situación responde de inmediato y a medida que pasan los minutos empieza a desesperarse si no encuentra a su amada, generalmente los dueños de gatas se dan cuenta de este hecho pues aunque esta especie es muy territorial y respetan mucho los espacios del otro, el amor puede más e invadir cualquier territorio con los peligros que esto conlleva, no son un obstáculo para mi amigo,””” el fin justifica los medios””” parece pensar el macho.

     

    El problema muchas veces se produce si la monta no existe, en muchos casos la inmadurez del macho puede ser la causante, en otras la presencia de algún intruso, o ruido hace que no se consolide el apareamiento, dicha situación trae como consecuencia que se  observen en nuestras amigas  celos de larga duración de  10 a 14 días, y por otra parte puede traer consigo que exista una patología conocida como “ninfomanía de la gata”,  que es una alteración hormonal con la cual la gata experimenta un celo constante.

    Existen  algunos fármacos inhibidores del celo, aunque estos sí tienen efectos secundarios, con lo que sólo deberían administrarse para casos excepcionales. Se presentan en forma de píldoras o inyecciones, pero siempre deberemos tener en cuenta las contraindicaciones.

    El control de la reproducción de nuestra amiga como se han dado cuenta exige de una constante preocupación por parte nuestra y lo que es peor aun como esta situación dura varios años en muchos casos es preferible utilizar un método definitivo y recomendado por los veterinarios la esterilización

    Una operación quirúrgica, que si bien se realiza con anestesia general lo que constituye un riesgo, pero si nuestra amiga está bien en su peso, con los controles médicos y vacunas al día, el riesgo se minimiza, lo importante además es saber que el procedimiento bien ejecutado no posee efectos secundarios y con el también evitaremos un alto porcentaje de posibles quistes ováricos, tumores en útero, ovarios y otras infecciones uterinas. Realmente si lo que queremos evitar es que nuestra gata entre en celo o tenga descendencia este es el método más seguro, lo que si debes considerar es que no se debe esterilizar a una gata menor de 3 meses, haya tenido o no su primer celo.

      

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook