El alcalde de Benalmádena, Víctor Navas, y la concejala de Vivienda, Elena Galán, han anunciado una segunda convocatoria de subvenciones para fomentar el alquiler residencial y conseguir abaratar los precios de las viviendas ante el aumento del alquiler turístico.

El Ayuntamiento ya aprobó una primera convocatoria, dotada con 500.000 euros, a la que se presentaron 33 solicitudes de las que se admitieron 22, «menos de las esperadas», con ayudas desde 300 hasta 650 euros.

El equipo de gobierno va a modificar las bases de la nueva convocatoria de subvenciones «para hacerla mucho más atractiva y accesible para los propietarios», ha anunciado el alcalde. Entre esas modificaciones se reducirá el plazo mínimo de alquiler de tres a un año para los propietarios que quieran beneficiarse de estas ayudas.

De 2019 a 2020 el número de viviendas dedicadas al alquiler turístico en Benalmádena se ha incrementado de 7.400 a 8.148 unidades, lo que supone una subida de 18.000 a 20.879 camas: «hablamos de 3.000 camas más destinadas al alquiler turístico en un solo año», ha detallado Navas, quien alerta de que esta práctica «pone en jaque la posibilidad de acceder a un alquiler residencial a un precio razonable».