El Ayuntamiento de Fuengirola ha dado un nuevo paso en su camino para hacer gratuito el transporte urbano a los empadronados, con la aprobación definitiva de la nueva ordenanza que regula de este servicio.

El documento se ha aprobado en el pleno del mes de febrero y se remitirá ahora a la Consejería de Hacienda y Financiación Europea para que dé el visto bueno a las tarifas que contempla.

«Esta ordenanza supondrá un cambio total en la movilidad de Fuengirola. Fomentará el uso del transporte urbano, mejorará la frecuencia, reducirá los tiempos de espera, incorporará nuevas rutas para optimizar los recorridos de las líneas ya existentes; contará con nuevos autobuses híbridos para reducir el consumo de combustible, la contaminación y el ruido, y además, será gratuito para los fuengiroleños». Así de rotunda se mostró ayer la concejala de Movilidad, Isabel González, durante el debate de la nueva ordenanza que no ha recibido alegación alguna durante el periodo de exposición pública.

Al mismo tiempo que tramita la nueva ordenanza, el equipo de gobierno trabaja en un nuevo contrato del servicio de transporte que se tiene que licitar, para modernizar el transporte público en la ciudad.

Una vez licitado y adjudicado el servicio de transportes entrará en vigor la normativa municipal que permite la gratuidad del servicio para los empadronados y sus mascotas. Algo que se producirá a lo largo del segundo semestre de este año, según confirmaron a La Opinión de Málaga fuentes del Ayuntamiento de Fuengirola.

La ordenanza aprobada en pleno contempla la creación de la denominada Tarjeta Municipal de Movilidad para que los empadronados puedan hacer uso gratuito del servicio, la creación de bonobuses y la posibilidad de hacer transbordo entre líneas durante una hora

Además regula el viaje con mascotas, la capacidad del Ayuntamiento para cambiar la frecuencia de paso de las líneas por circunstancias excepcionales o eventualidades que pudieran darse en distintas épocas del año, entre otras cuestiones.

Para los no empadronados, el billete sencillo que se adquirirá en el propio autobús tendrá un coste de 1,2 euros el viaje. El bonobús, con capacidad para diez viajes, costará 10 euros y el precio para el ticket de las mascotas de los usuarios que no estén empadronados (que desde 2014 pueden viajar en autobuses urbanos) será de 0,6 euros.

La ordenanza actual era de 1994. Sin embargo, el crecimiento de nuestra ciudad hace que el servicio resulte insuficiente y Fuengirola merece un servicio de transporte urbano sostenible, moderno, accesible y adaptado a las necesidades reales de todos nuestros vecinos», dijo la edil Isabel González.