El vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, aseguró ayer que la provincia de Málaga contará con un nuevo centro para menores infractores con más plazas que el actual, situado en Torremolinos y que cerrará el 1 de abril.

Así lo dijo Juan Marín tras la pregunta formulada en el Parlamento andaluz por el parlamentario de Adelante Andalucía y coordinador provincial de IU, Guzmán Ahumada, quien recordó que el Centro de Internamiento de Menores Infractores San Francisco de Asís-La Biznaga es «el único público que queda en la comunidad: La privatización obligará a los menores a ir a otros puntos de Andalucía y a las familias a tener que desplazarse». Ahumada recordó que el centro de Torremolinos da servicio a 15 menores y emplea a 100 trabajadores.

Marín respondió que están redistribuyendo las plazas para que los menores «estén cerca de sus domicilios». Afirmó que hay provincias sobredotadas, como Almería y Cádiz, y otras que no, como Granada (donde se va a abrir un centro con 200 plazas) o Málaga, donde se licitará un centro con 50 plazas, frente a las 15 actuales, y que va a necesitar más de los 111 empleados que ahora trabajan en el de Torremolinos.