El Ayuntamiento de Benalmádena va a convocar una nueva línea de ayudas para incentivar el alquiler residencial en el municipio, que se suma a la que ya se convocó el año pasado. Así lo ha anunciado el alcalde del municipio, Víctor Navas.

El próximo viernes, 2 de julio, se publicará en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) la nueva convocatoria de subvenciones para fomentar el alquiler residencial, «a la cual destinaremos una inversión total de 100.000 euros», según ha explicado el edil de Administración General, Sergio Torralvo.

A través de estas subvenciones, el Consistorio quiere facilitar el acceso de los vecinos al alquiler residencial, premiando al propietario que destine su vivienda a alquiler de larga duración, «tratando así de incidir en la bajada de su precio en Benalmádena», ha dicho el concejal.

El importe de la subvención oscilará entre los 300 euros para viviendas de un dormitorio; 450 euros para la de dos dormitorios y 650 euros para el propietario de viviendas de tres dormitorios, ha añadido Torralvo.

La convocatoria se realizará en forma de concurrencia competitiva y se adjudicarán en base a unos criterios de valoración, según el precio del alquiler, ya que se valorará más conforme sea inferior; el número de propiedades que cada propietario destina al alquiler, o los años que lleva inscrito en el padrón municipal, ha afirmado el concejal.

El plazo de solicitud de las ayudas comenzará el próximo lunes, 5 de julio, y finalizará el 2 de agosto, y se podrán presentar a través de la sede electrónica del Ayuntamiento, o presencialmente en cualquier de las dos Oficinas de Atención al Ciudadano, en la del Ayuntamiento en Benalmádena Pueblo o en el edificio de Servicios Sociales en Arroyo de la Miel.

«En Benalmádena tenemos un problema importante de acceso a la vivienda, que genera grandes dificultades a jóvenes y familias con pocos recursos a la hora de encontrar una propiedad en propiedad o alquiler con un precio asequible», ha explicado el alcalde.

El último año el número de viviendas turísticas en Benalmádena ha llegado a 22.000, según Navas. «Muchas propiedades que antes se destinaban a trabajadores o jóvenes ahora se dedican a alquiler turístico, generando así una importante escasez de viviendas de alquiler residencial en el municipio», ha dicho el regidor.

Navas ha añadido que no se oponen a las viviendas turísticas «un fenómeno al alza por la simple ley de oferta y demanda, pero creemos que la administración local debe poner todos sus recursos para facilitar el acceso a la vivienda de una forma digna».

Esta segunda convocatoria se ha realizado con criterios más flexibles para beneficiar a más propietarios.

«Este equipo de gobierno ha establecido dos políticas que van en la línea de fomento del alquiler residencial: por un lado, eliminar la subvención de ciudadanía ejemplar del IBI de aquellas viviendas destinadas al alquiler turístico, por entender que en este caso las ayudas pierden su sentido; y, por otro, premiar a los propietarios que dediquen su vivienda al alquiler residencial», ha resumido el alcalde.