La dirección operativa del Plan Infoca ha levantado la orden de confinamiento que se había emitido a las cinco de la tarde para los vecinos de Genalguacil y Jubrique, ante el riesgo que suponía la existencia de dos nubes de humo procedentes del incendio de Sierra Bermeja con partículas de fuego y el riesgo de sufrir quemaduras.

A las 21.00 horas se levantó esa petición, después que se viera que se iban disipando por los bordes el pirocúmulo (o nube de fuego) que se había originado por la intensidad del fuego. De hecho, este fenómeno, propio de los llamados incendios de sexta generación, aconsejó también retirar los 300 efectivos de tierra que estaban trabajando en el terreno y ante el riesgo de quedar atrapados bajo una lluvia de brasas incandescentes o que se extendiera el fuego por zonas inicialmente alejadas del perímetro.

El subdirector regional del Plan Infoca, Alejandro García, apuntó que esperaba que esta noche, con el aumento de la humedad ambiental y el menor peso de la nube de fuego, se podrían retomar las labores de control del incendio de Sierra Bermeja, que se extiende con un perímetro de 41 kilómetros.

Un millar de habitantes de ambas poblaciones han tenido que quedarse en casa, con las puertas y ventanas cerradas durante cuatro horas ante el riesgo de que cayeran brasas de las nubes que cubrían estos núcleos. Para ello se avisó a todos los vecinos por distintas vías, prohibiendo salir a la calle.

Se mantiene no obstante el desalojo preventivo de los 1.014 evacuados por motivos de seguridad de los distintos puntos de Estepona y Benahavís. Por tanto, no está autorizada la vuelta a ninguna de las áreas evacuadas: urbanizaciones de Forest Hill y Abejeras, entorno de viviendas diseminadas de Peñas Blancas en la carretera MA-8301, Charca de la Extranjera, Huerta Padrón, río Castor y río Velerín en Estepona, así como urbanización Montemayor en Benahavís.

Condiciones adversas

Las condiciones adversas siguen dificultando las labores de extinción del incendio "complejo", por el que se ha declarado el nivel 2 del Plan de Emergencias ante Incendios Forestales de la Comunidad Autónoma (Plan Infoca), dada la virulencia del fuego, que ha obligado al desalojo de más de 1.000 personas y se ha cobrado la vida de un bombero forestal.

El Plan Infoca se esfuerza en contener las llamas para impedir que siga "devorando" más masa forestal. Este incendio tiene unas condiciones extremas "que hacen inútil casi cualquier actuación".

Así, actualmente, están activados 38 medios aéreos, 30 vehículos pesados de extinción y movilizados más de 550 efectivos desde el inicio de la emergencia.

Desde la Dirección de Extinción del Plan Infoca han explicado que los trabajos de este viernes se están centrando en confinar el incendio para evitar que el fuego siga avanzando. Se trata de evitar que adquiera más potencial y siga afectando a más masa forestal.

Tras la declaración del nivel 2 para el incendio forestal, que afecta a más de 4.000 hectáreas, la dirección regional del Centro Operativo Regional ha asumido el mando y ha reforzando el operativo, que continúa la lucha contra las llamas.