Renfe inicia este martes una nueva fase de las obras para la mejora integral de las instalaciones y accesibilidad de la estación de Cercanías de Fuengirola. Así, se acometerán trabajos en la mitad del edificio y zona de andenes actual, quedando operativo para el cliente el 50% del edificio y accesos al mismo. El servicio de trenes no se verá afectado.

Para llevar a cabo esta nueva fase de las obras es necesario inhabilitar, longitudinal y transversalmente, tanto el vestíbulo como los accesos y andenes. Los horarios de paso de trenes de Cercanías por la estación de Fuengirola no se verán afectados por el desarrollo de la obra.

Las obras, que fueron adjudicados a ECISA por 2,1 millones, suponen una remodelación integral del edificio, incluyendo mejoras en la accesibilidad, instalaciones e infraestructura de servicios. En ella se incluye la instalación de tres nuevos ascensores que sustituyen a los anteriores montacargas, así como la renovación de todas las escaleras de acceso a la estación, tanto mecánicas como fijas.

También se llevará a cabo el rediseño del vestíbulo, que se modificará íntegramente para conseguir una nueva distribución más accesible, y donde se ubicará una zona de atención, venta e información al cliente. Los aseos públicos, ubicados al final del andén, se reformarán íntegramente.

Por último, los trabajos incluirán mejoras en las canalizaciones de suministros de todo el edificio, renovándose todos los sistemas actuales de canalizaciones, iluminación y pintura. Desde Renfe han lamentado las molestias que el desarrollo de estas obras de mejora de las instalaciones pueda causar a los viajeros.