El alcalde de Estepona, José María García Urbano, ha advertido este martes del problema que está suponiendo la retirada y tratamiento del alga invasora, de la que este municipio malagueño extrae cada día 20 toneladas.

La causante de este problema es la alga asiática 'Rugulopterix okamurae', cuya presencia se extiende en el Estrecho de Gibraltar, provocando un claro perjuicio a los sectores pesquero, turístico y ambiental por su rápida extensión y su capacidad por crear un manto marrón que asfixia el ecosistema marino.

La Rugulopterix Okamurae, originaria de Japón, ha arruinado ya gran parte de los caladeros desde la Bahía de Algeciras a Conil de la Frontera, y sigue extendiéndose sin que, hasta el momento, se haya podido tomar ninguna medida.

Así, ha reclamado al Gobierno central un plan estatal que aborde el problema que supone el alga invasora en la costas de España y que ayude a los municipios en la retirada y tratamiento de este residuo.

"Los ayuntamientos no vamos a poder asumir con nuestros recursos la erradicación de este problema y requerimos de ayudas estatales", ha señalado el alcalde y vicepresidente primero de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), quien ha anunciado que va a solicitar en este órgano que se apoye dicho plan estatal para que se ayude a los municipios costeros a abordar este grave problema.

"La presencia de este alga invasora en el litoral se ha convertido en una amenaza para la imagen de nuestras playas y para el turismo; un sector económico estratégico en la Costa del Sol y en el país", ha sostenido García Urbano.

En el caso del municipio de Estepona, el alcalde ha señalado que se recogen 20 toneladas de algas diarias, "lo que ha originado importantes esfuerzos técnicos y económicos para la retirada y tratamiento de este residuo". En concreto, el Consistorio ha tenido que destinar una partida económica adicional para hacer frente a estas labores, que suponen, en este año, un sobrecoste de un millón de euros.

Respecto a la situación del litoral, el alcalde ya solicitó al Gobierno central que actuara ante otro de los problemas del litoral: los temporales. En este sentido, pidió que llevara a cabo obras urgentes para la defensa del litoral o que, "ante la inacción de la Administración central, los ayuntamientos que lo deseen puedan asumir transitoriamente las competencias en esta materia".