El alcalde de Benalmádena, Víctor Navas; y el concejal de Vías y Obras, Joaquín Villazón, han informado hoy sobre las dificultades en la contratación de obras municipales por la incertidumbre económica mundial, que ha provocado un encarecimiento de precios en las materias primas y falta de disponibilidad en los materiales.

"Muchas de las licitaciones se están quedando desiertas por estas circunstancias y otras muchas de las empresas licitadoras no tienen personal cualificado o la garantía de suministro para afrontar los trabajos", ha explicado el regidor.

La rehabilitación de los Jardines del Muro en Benalmádena Pueblo, la remodelación de la calle Mozart, los huertos urbanos o varios planes de asfaltado son algunas de las obras recientes cuya licitación ha quedado desiertas, según ha explicado el acalde quien ha añadido que han podido salvar uno de los planes de asfaltado que ya ha salido a concurso y el próximo se licitará a principios de 2023.

Navas ha pedido "compromiso a los constructores y promotores, porque todas las obras que estamos sacando a concurso cuentan con un suplemento añadido a los costes para compensar la subida de precios de este último años".

En este sentido, el alcalde ha citado como ejemplo los planes de asfaltado que se están licitando ahora y el próximo enero, "que tendrán una subida de casi el 40% con respecto a la última licitación".

Cementerio de Arroyo de la Miel

Navas ha explicado que en los últimos días han hecho una llamada a la Asociación Provincial de Constructores y Promotores de Málaga para que participasen en las licitaciones de obras promovidas por el Ayuntamiento de Benalmádena ya que la adjudicación de la ampliación del cementerio de Arroyo de la Miel también corría el riesgo de quedar desierta.

En este sentido, Navas, ha indicado que a última hora se presentaron tres ofertas, "que se están estudiando ya para adjudicarlas en breve, si no hay nuevos contratiempos".

El regidor ha insistido en las dificultades que están encontrando todos los ayuntamientos para contratar obras públicas lo que les obliga a volver a licitar de nuevo las obras para cumplir sus compromisos con los vecinos, con un problema añadido y es que el cambio de ejercicio les obliga a cargar algunas obras previstas este año a los presupuestos de 2023, según añadió el edil del área, Joaquín Villazón.