La Asociación de Parques Científicos y Tecnológicos de España (APTE), presidida por el director general del Málaga Tech Park (PTA), Felipe Romera, celebró ayer su asamblea general donde se dieron a conocer los resultados del año 2020. A pesar del impacto de la pandemia, los parques, así como sus empresas y entidades han logrado mantener las cifras de empleo y de inversión en I+D+i.

El empleo en los parques ha crecido un 3,3% respecto a 2019, con un total de 184.508 empleados, de los cuales, 38.212 son personas especializadas en tareas de investigación y desarrollo (I+D), lo que representa un aumento del 2,7% con relación a 2019. «Esto nos lleva a pensar que la intensa actividad que se empezó a desarrollar en los parques a raíz de la pandemia se vio respaldada por un aumento en las plantillas de sus empresas y entidades», explicó la APTE, que tiene su sede en Málaga.

Otro dato que refleja el aumento de las actividades de I+D+i es el número de patentes solicitadas en 2020. Las entidades instaladas en los parques de APTE obtuvieron 603 patentes, lo que supone un aumento del 29% con respecto a 2019 y solicitaron 640, registrando un incremento del 10% con relación al año anterior.

Los efectos de la crisis derivada de la Covid-19 sí se han hecho notar en una ligera caída del número de empresas y de la facturación. Los parques cerraron el pasado año con 7.967 empresas y entidades instaladas en sus recintos, un 2% menos respecto a 2020 y facturaron 27.244 millones de euros, un 8,9% menos que en 2019. El ranking de sectores productivos donde los parques aglutinan mayor número de empresas sigue estando liderado por el sector TIC con el 27% de las empresas, seguido por Ingeniería, Consultoría y Asesoría con el 23% y el sector Medicina y Salud con el 8%.