Si echa la vista atrás, ¿cómo recuerda 2020?

Los graduados sociales asesoramos al 80% de las pymes de nuestro país. La pandemia ha supuesto un mayor reconocimiento de nuestro trabajo por parte de las administraciones y la sociedad. Demostramos que éramos, somos y seremos esenciales en las relaciones laborales. Ertes, prestaciones, ceses de actividad, subvenciones, todo ha pasado por nosotros y eso nos ha dado más relevancia.

¿Qué tareas son las que más están desempeñando los graduados en estos momentos? ¿Queda trabajo pendiente de todo lo acaecido en 2020?

Sí, queda mucho trabajo pendiente. Sigue habiendo Ertes. La última prórroga que se ha aprobado hasta septiembre nos ha procurado más trabajo; también estamos tramitando la obligación que tienen las empresas de incorporar a los fijos discontinuos en los Ertes, aspecto éste que no estaba contemplado. A todo este trabajo hay que unirle nuestras labores del mes: confección de nóminas, seguros sociales, etc.

Y el futuro, ¿cómo se presenta?, ¿el 2020 ha cambiado mucho la forma de proceder de los graduados? ¿La esencialidad ya es una etiqueta que les acompañará en su profesión?

Nos va a acompañar siempre. El graduado es un profesional jurídico que tiene una formación académica especializada en derecho del trabajo, Seguridad Social, Recursos Humanos y procedimientos laborales. Otra de las novedades pasa por la digitalización en las empresas y el trabajo telemático, aspecto en el que estamos a la vanguardia, para adaptarnos lo más rápido posible a las directrices que las diferentes administraciones quieren plantear en sus relaciones con los administrados y que pasan ineludiblemente por la tecnología y la no presencialidad.

El Colegio que usted preside es el colegio provincial más antiguo de España, palabras mayores que nos dan una pista del hondo calado de la institución.

Nuestro Colegio es el primero de ámbito uniprovincial que se creó en España por una orden ministerial de 1966. Somos un Colegio importante; el más numeroso en miembros en Andalucía y quintos a nivel nacional. Fuimos pioneros en el servicio de orientación jurídico gratuito a los ciudadanos. También nuestro Noviembre Cultural fue una apuesta muy novedosa. Siempre hemos sido un colectivo muy activo.

¿Qué actividades van a desarrollar en lo que queda de 2021?

En septiembre haremos el curso de verano de Seguridad social que hacemos con la UNIA. En octubre entregaremos las medallas al mérito profesional por años de actividad. Seguiremos con toda la formación y nos gustaría recuperar el Noviembre Cultural adaptándonos a la realidad que nos marque la incidencia de la pandemia.

¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrentan?

Potenciar y afianzar el reconocimiento con las administraciones con las que llevamos trabajando desde marzo. Luchamos también por el reconocimiento pleno de la figura del colaborador profesional con el Sepe, y a nivel de justicia, nuestra incorporación al turno de oficio y la firma del recurso de casación de unificación de doctrina ante la Sala Cuarta del Tribunal Supremo.

Ubicación: