17 de octubre de 2018
17.10.2018
Restaurantes

Bardal, cocina ´indie´ de proximidad

El barcelonés Benito Gómez es el chef y propietario de este restaurante con una estrella Michelin en Ronda

18.10.2018 | 19:58
Benito Gómez, chef de estrella Michelin, durante el servicio en su restaurante Bardal.

Tres delicias

  • Sopa de caracol

    Los amantes de los caracoles verán aquí con grata sorpresa cómo este producto tan modesto y humilde se eleva gastronómicamente. Es una sopa a partir del caldo de su cocción, sus caracoles y sofrito envueltos en tocino de cerdo ibérico rubio dorado y coronado con pan crujiente que da textura. Propuesta sorprendente, arriesgada y exquisita. La salinidad que le aporta el cerdo realza el sabor tan neutral per se del caracol. Un plato que sólo se incluye en el Gran Menú Bardal.
  • Royal y tartar de pato

    Con este plato Benito Gómez tiene un gran problema. No lo puede sacar de la carta. Este chef va a contracorriente, ya que al contrario de lo que viene siendo habitual que es modificar la carta en los cambios de estación él prefiere hacerlo según se le antoja. Sin embargo, esta creación de corte clásico y de resultado fino y delicado parece ser ya más propiedad del comensal que de su propio creador. Un plato muy laureado que se puede degustar en ambos menús. Es ya un clásico de Bardal.
  • Escabeche de ostra y espinacas con mantequilla avellana

    Cansado de servir siempre la ostra al natural, el chef comenzó a trabajarla sólo con un golpe de vapor para ofrecer otra óptica de este exclusivo molusco. El escabeche blanco está elaborado con el propio jugo de su vapor. Las espinacas las saltea en mantequilla de avellana y se sirven también con avellana para que sea el contrapunto en boca: el crocante. Un plato suave y bien terminado que respeta muy bien el producto principal.

Es curioso. Pero a veces para avanzar debemos retroceder. Buscar en el origen lo que somos, lo que vivimos y lo que nos motiva. Encontrar nuestra esencia, nuestra raíz. No es fácil. Es complicado no dejarse arrastrar por las vertiginosas modas en pro de un resultado, seguro que 'resultón', pero que a muchos les puede parecer vacío. Descontextualizado. Y más complicado es aún buscar esas raíces fuera de tu tierra. Sin embargo, hacer un ejercicio de profunda reflexión ha hecho que este chef encuentre su camino, su potencia en el término más estricto de la cocina de proximidad, ecológica y autóctona.

Benito Gómez (Barcelona, 1976), chef y propietario de Bardal, restaurante con una estrella Michelin en Ronda, se reinventó para apuntar alto. Podría parecer, a priori, que trabajar con una cocina cuya base es el kilómetro cero no es algo nuevo. Efectivamente, no lo es. Pero tener la capacidad de autolimitarse para sólo cocinar con lo que la naturaleza de su entorno le ofrece y llevarlo a la alta cocina logrando una estrella Michelin, eso, es harina de otro costal. El día que este chef decidió dejar de usar la salsa de soja estaba, sin saberlo, marcando su futuro en la gastronomía. Esa autolimitación dejó fluir con una libertad casi infinita las posibilidades de los productos más sencillos y humildes de la cocina tradicional. Un conejo, un caracol, un aguacate o una concha fina se colaron en su menú al mismo nivel que una ostra o el mejor caviar. Cuando aparcó los ingredientes y técnicas asiáticas para centrarse en la sierra rondeña, en tierras andaluzas y en sus productores, nacía la cocina más libre e independiente de Benito Gómez.

El resultado, unas creaciones sencillas en apariencia, pero de una gran complejidad en el fondo que se reparten en dos menús. El corto (85€) y el gran menú (100€). Partiendo de caldos, reducciones y sofritos en Bardal la cocina es muy de verdad, sin aspavientos. Y difícil. Muy difícil. Cuesta sorprender con productos y recetas reconocibles que forman parte de la memoria gastronómica de cada uno. Ahí radica su complejidad y su virtuosismo.


Tragatá. El punto de inflexión

Pero para entender su cocina actual hay que rebobinar años atrás. Benito se ha criado entre fogones. Sus padres tenían un restaurante y la cocina de su casa era la del local. Literalmente. La hostelería es parte de su vida. Tras su formación recaló en Ronda y escogió este municipio para comenzar su andadura en solitario con Tragatá, 2006. Un bar de tapas moderno y de clara influencia asiática que aún mantiene. «Es un local muy pequeño, pero de ahí surgió el proyecto de Bardal. De dos fogones y una plancha», explica el chef. Cuando abrió Bardal, se dio cuenta de que su cocina fusión no tenía cabida en los parajes rondeños. Estaba desubicado. Y fue cuando hace apenas un año y medio transformó su carta del restaurante en un i+d del producto local.

Sin embargo, Tragatá que aún mantenía su espíritu internacional ahora se adaptará a la filosofía de proximidad. «A principios de febrero de 2019 cerramos el local para hacer una ampliación, sobre todo en la cocina, y cambiar la carta. La enfocaremos hacia propuestas más andaluzas, aunque con concesiones asiáticas. Aquí no seremos tan estrictos», explica Benito Gómez sonriendo. Si todo va bien, el nuevo Tragatá estará listo a mediados de marzo.

La finca Rabadán: su despensa

La premisa de trabajar con producto local y de temporada ha calado tan hondo que Benito cuenta actualmente con una finca de mil hectáreas a 20 kilómetros de Ronda para autoabastecerse. «La idea es aprender de lo que nos dé la tierra de aquí. Vamos a criar nuestros propios animales, cultivaremos nuestras verduras y en un futuro tendremos nuestros aceites y vinos. Como cocinero me interesa más lo que pasa en el campo que los aburridos discursos técnicos-conceptuales», argumenta.

Aunque la finca está empezando, ya cuenta con coto de caza y 80 angus irlandesas. En breve está previsto que incluya ovejas y cabras autóctonas para producir lácteos, así como pulardas y gallinas. Está preparando su sueño. «En cinco años, como mucho, queremos poder ofrecer un menú cien por cien Bardal de productos cultivados y criados por nosotros», explica. Con ello, se creará un nuevo concepto más profundo: Bardal se adaptará a lo que dé la finca. «Quiero encontrar la magia menos en la técnica y más en el producto», expresa el chef.

Pero no hay ganancia sin riesgo. Cuando dejas tu menú de estrella Michelin en manos de una finca ecológica el riesgo es enorme. Algo que no preocupa al chef que ha encontrado un filón de creatividad en la autolimitación. «Cuando no puedes cocinar con tantos ingredientes aprendes a mirar los productos y sus particularidades de forma diferente. Afinas más y le sacas más jugo», relata. Esto ha hecho que redescubriera el cerdo y sus derivados. Zurrapas, mantecas, embutidos o morcillas forman parte del menú de Bardal. Sin embargo, aunque prefiera trabajar a largo plazo con sus propios ingredientes, no olvida a los productores locales, dejando, eso sí, una pequeña puerta abierta a productos de fuera para que «entre aire fresco».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Gastronomía


Cinco helados caseros lights que te refrescarán.
Cinco helados caseros que apenas engordan

Cinco helados caseros que apenas engordan

De chocolate, limón o mango, descubre cómo disfrutar de todos los sabores sin sumar calorías

Cinco trucos para hacer la sangría perfecta

Cinco trucos para hacer la sangría perfecta

Consejos para conseguir el mejor sabor en una de las bebidas del verano por excelencia

Cinco cenas de verano para niños rápidas y fáciles de hacer

Cinco cenas de verano para niños rápidas y fáciles de hacer

Ideas para salir del paso con platos nutritivos sin tener que estar media tarde en la cocina

Tartar de aguacate y mango, una receta ideal para este verano

Tartar de aguacate y mango, una receta ideal para este verano

Este plato es perfecto para sorprender a todos sin tener que invertir mucho tiempo en la cocina

Helado de natillas caseras

Helado de natillas caseras

Una receta perfecta para este verano, que hará las delicias de toda la familia de forma sencilla y...

Cinco alimentos que siempre comes en vacaciones y te hacen engordar

Cinco alimentos que siempre comes en vacaciones y te hacen engordar

El gazpacho o los polos de hielo parecen opciones de lo más sanas pero no siempre lo son

Siete consejos para cocinar huevos en verano y evitar intoxicaciones

Siete consejos para cocinar huevos en verano y evitar intoxicaciones

Descubre cómo debes guardarlos y tratarlos para prevenir infecciones como la salmonelosis