La venta de casas en Málaga, amparada sobre todo en el crecimiento de operaciones de vivienda nueva, sigue certificando en esta primera parte de 2021 que ha recuperado un nivel de actividad muy similar al de antes de la irrupción de la pandemia, tras un año en el que el mercado estuvo bastante muy por debajo de lo normal a causa de la crisis sanitaria y las restricciones de movilidad. Hasta el mes de abril se han vendido en la provincia un total de 9.440 casas, con un aumento del 16% sobre el mismo periodo de 2020, según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En el caso concreto del mes de abril, la subida interanual es de casi el 70%, aunque teniendo en cuenta, claro está, que en aquel mes de 2020 ya estaba declarado el estado de alarma y el confinamiento de la población, con toda la actividad no esencial paralizada.

Con este repunte, la cifra de ventas hasta abril está ya cercana a la del arranque de 2019 (o sea, en la época preCovid), que registró unas 10.600 compraventas en el primer cuatrimestre. De hecho, en el segmento de las casas de nueva construcción, en 2021 se han vendido por ahora más de 2.500, un 13% más que hace dos años.

El mercado sigue dominado así por las casas de segunda mano, que acapararon algo más del 70% de las transacciones, mientras que el resto correspondió a obra nueva. En todo caso, las viviendas de nueva construcción continúan ganando peso de forma sostenida, ya que en años anteriores apenas representaban un 15% de las operaciones.

Los portales inmobiliarios Idealista, Fotocasa y Pisos.com destacaron ayer que las cifras de compraventa de viviendas publicadas por el INE evidencian que el sector sigue recuperándose, con más de 40.000 transacciones por tercer mes consecutivo a nivel nacional.

En concreto, Francisco Iñareta, portavoz de idealista, dijo que a pesar de que el número de operaciones del mes de abril (más de 42.000) no ha sido tan elevado como el de marzo, «muestra la buena dirección de la recuperación del sector». Iñareta ve previsible que con la mejora de los ritmos de vacunación y la cercanía del verano, las próximas estadísticas «mantengan el tono alcista, apoyadas por las buenas perspectivas económicas, los bajos precios de las hipotecas y la mayor tasa de ahorro de los españoles».

En Fotocasa, su directora de Estudios, María Matos, afirmó que los datos de compraventa de abril son los mejores de los últimos años, aunque la comparativa anual se realiza sobre abril de 2020, cuando los notarios y registradores solo atendieron casos de urgencia. Pese a ello, Matos resaltó el auge de la demanda y la superación de los niveles anteriores al estallido de la pandemia. «Estos datos de compraventa muestran que el sector se ha recuperado, que el inmobiliario se ha repuesto y que se presenta con fuerza y estabilidad para liderar la recuperación económica», añadió.

Desde el portal inmobiliario pisos.com, su director de Estudios, Ferran Font, apuntó que «la recuperación de la normalidad sigue su curso». «Con estos datos, la situación prepandemia se consolida. Estas tendencias seguirán dependiendo de la evolución macroeconómica y de la gestión de los fondos europeos, de la capacidad de pago de la demanda, de los cambios legislativos que puedan producirse y, sobre todo, de la evolución de la vacunación», sostuvo.