23 de agosto de 2018
23.08.2018
Movilidad

El Ayuntamiento de Málaga ha creado ya diez ´zonas 30´ y prevé implantar 12 más

Son enclaves de la ciudad en los que los coches no pueden circular a más de 30 km/h y conllevan la implantación de elementos viarios, algunos disuasorios

23.08.2018 | 05:00
El distrito Palma-Palmilla va a acoger una de estas ´zonas 30´

Las 'zonas 30' ya existentes en la ciudad

  • En el distrito Centro, la zona del Ensanche y La Malagueta
  • El Palo, en Málaga Este
  • Huerta Nueva, en Ciudad Jardín
  • La Palma, 26 de febrero y 720 Viviendas
  • Haza de Cuevas, en Cruz de Humilladero
  • El Torcal en Carretera de Cádiz
  • Las Morillas en Teatinos Universidad

A implantar a corto plazo

  • Perchel Sur, en el Centro
  • La Araña, en Málaga Este
  • Jardín de Málaga
  • Haza del Campillo
  • 503 Viviendas
  • Intelhorce
  • La Princesa
  • San Julián
  • Jumillanos
  • Puertosol
  • Colonia de Santa Inés y Torre Atalaya

El Área de Movilidad del Ayuntamiento de Málaga ha instaurado en los últimos años diez «zonas 30», como se conoce a aquellos enclaves urbanos en los que se limita la velocidad de los conductores a 30 kilómetros por hora y se instalan elementos viarios para informar a los afectados de la limitación; algunos de estos elementos son disuasorios, por ejemplo badenes. El objetivo es mejorar la movilidad sostenible y que el peatón sea el protagonista en su barrio. Muchas de ellas se encuentran en entornos de colegios y callejuelas.

Actualmente, el Consistorio tiene en estudio la puesta en marcha de otras doce (una por cada distrito de la ciudad, excepto en Teatinos-Universidad, en el que se implantarán dos). La implementación de estas zonas se encuentra en la fase de emisión de informes, abogando así el Consistorio, según defendió ayer en un comunicado, por la movilidad sostenible y segura.

Según explicó la concejala de Movilidad, Elvira Maeso, «las ´zonas 30´ son entornos amables y tranquilos que confieren mayor seguridad a los peatones y ciclistas. Son más acordes con la velocidad de desplazamiento de ambos y en ellos se percibe un menor nivel de estrés relacionado con el tráfico, lo que conlleva una mayor sensación de confort para peatones, ciclistas y conductores de ciclomotores y motocicletas».

En 2011, el Ayuntamiento autorizó la instalación de la primera «zona 30» en la barriada de El Torcal. Desde entonces, se han instalado en la ciudad las siguientes: la zona del Ensanche y La Malagueta en el distrito Centro; El Palo en Málaga Este; la barriada de Huerta Nueva en Ciudad Jardín; La Palma, 26 de febrero y 720 Viviendas en Palma-Palmilla; Haza de Cuevas en Cruz de Humilladero; El Torcal, en la Carretera de Cádiz y Las Morillas en Teatinos-Universidad.

Asimismo, hoy en día existen 290 calles limitadas a la velocidad de 30 kilómetros por hora. Entre las áreas en las que estudia implantar estas zonas a corto plazo se encuentran: Perchel Sur, en el Centro; La Araña, en Málaga Este; Jardín de Málaga, en Ciudad Jardín; Haza del Campillo, en Bailén-Miraflores; 503 Viviendas en Palma-Palmilla; Intelhorce en Cruz de Humilladero; La Princesa en Carretera de Cádiz; San Julián en Churriana; Jumillanos en Campanillas; Puertosol en Puerto de la Torre y Colonia de Santa Inés y Torre Atalaya en Teatinos-Universidad.

En estas zonas, además de la limitación de la velocidad, la acera y la calzada están situadas a distinto nivel para dar mayor protección al peatón, favoreciendo que se reduzca el tráfico de paso y disuadiendo a los conductores de utilizar la red viaria municipal como atajo en itinerarios de paso, para conseguir un entorno de coexistencia entre la movilidad peatonal, ciclista y los vehículos motorizados.

Esta limitación exige la implantación de elementos físicos que informen a los conductores de las características especiales de la zona, eviten la indisciplina vial e inviten a practicar una conducción adecuada a la velocidad planificada. No forman parte de la red viaria principal y se caracterizan por tener un tráfico básicamente de destino, que garantiza el acceso a viviendas y actividades terciarias situadas en ellas. En ningún caso soportan tráfico de paso. Con la implantación de estas zonas, previstas en el Plan Especial de Movilidad Urbana Sostenible, el Consistorio quiere fomentar el desarrollo sostenible y mejorar el espacio urbano y su habitabilidad, estableciendo entornos más amables y tranquilos. Se da mayor prioridad al peatón y se potencia la seguridad vial, con lo que se consigue la mejora en la calidad de vida de los ciudadanos y en la seguridad vial, disminuyendo el tráfico de vehículos privados y reduciendo las repercusiones como el ruido o la contaminación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook