Parece mentira que hace una semana estuviéramos inmersos en una tremenda ola de frío a causa de la borrasca Filomena, cuyas secuelas aún se están dejando sentir en buena parte de la Península Ibérica, aún cubierta de hielo y nieve. En la provincia de Málaga, la borrasca bajó las temperaturas por debajo de los cero grados en el interior, trajo las primeras nevadas en algunos puntos y en los municipios de la Costa el frío también se dejó sentir, y bastante... nada ver con la situación actual.

Y es que este viernes 15 de enero, en el Puerto de Málaga. Concretamente y según los datos consultados en la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) se alcanzaron los 21,1 grados a las cuatro de la tarde, solo superado en algunas décimas por valores alcanzados en las islas Canarias, en Gran Canaria y Tenerife. Este sábado, la situación es bastante parecida puesto que solo el municipio gaditano de Jimena, con 21,4 grados, supera los 21 del centro meteorológico de Málaga capital. Además, en el municipio de Alpandeire también se han acercado a esta agradable y casi primaveral temperatura (20,6) a las tres de la tarde.

Situación privilegiada por tanto en el sur peninsular, en general, y en Málaga en particular, en las jornadas previas a un nuevo cambio del tiempo que traerá lluvias la semana que viene, a partir del miércoles.