La Junta de Andalucía y el Ayuntamiento han llegado a un acuerdo para configurar un ambicioso plan a cinco años de mejoras y medidas para conservar el conjunto monumental conformado por la Alcazaba y Gibralfaro, de herencia andalusí y una seña de identidad de la ciudad, tras los problemas de muros caídos y zonas deterioradas de los últimos años.

El pasado 19 de enero, técnicos del Área de Cultura, la Gerencia de Urbanismo y de la Consejería homónima visitaron el conjunto para comprobar el estado de conservación de los monumentos. Así, se ha acordado hacer una ficha diagnóstica para evaluar el estado y las patologías de la Alcazaba y el castillo, de forma que después se establecerán una serie de medidas que se llevarán a cabo según las prioridades más acuciantes y se presupuestarán, claro. Esas medidas se secuenciarán en un plan de cinco años, más ambicioso que las partidas anuales que se destinan ahora a los arreglos de urgencia. Así, se contrató una asistencia técnica con una empresa para que evaluara, junto a responsables municipales de este monumento, el estado de conservación del mismo y propusiera una serie de medidas, un documento básico de grandes líneas maestras. «Lo que se ha hecho es acordar hacer la foto, la radiografía del conjunto monumental, una ficha diagnóstica, de forma que después de que tengamos las líneas básicas se saque una asistencia técnica a contratación para que una empresa especializada redacte el proyecto, que se dotará presupuestariamente entonces. Eso lo debe aprobar, claro, la Consejería de Cultura, ese plan determinará las medidas a ejecutar en cuanto a conservación y mejoras durante cinco años», dice el edil de Urbanismo, Raúl López.

Asimismo, se ha acordado también elaborar un decálogo de las actividades de mantenimiento que no estén sujetas a proyecto, es decir, que deban acometerse de forma inmediata pero que no sean urgentes, explica el concejal, quien añade que además se va a actualizar la documentación gráfica, incluyendo todas las actuaciones realizadas o realizar en los últimos años, «y el levantamiento topográfico de las zonas más afectadas en 3D».

Señala el edil de Urbanismo que hay más actuaciones de conservación y mejora en el conjunto monumental de la Alcazaba y Gibralfaro pendientes de aprobación por parte de la Junta de Andalucía, por ejemplo actuaciones de reforma de muros dañados por las lluvias y los temporales de los últimos años, entre otras varias. Así, López también pidió ayer a la Administración regional que se aprueben esos planes de actuación, esas intervenciones urgentes. Cabe recordar que la Alcazaba es el monumento más visitado de la ciudad y que en los últimos años ha sufrido problemas de conservación y mantenimiento con la caída de muros por la lluvia o por otros motivos y las críticas de la oposición han sido incesantes, llevando continuamente mociones denunciando este aspecto.

Asimismo, hay hasta tres planes de restauración anuales (de 150.000 euros) en diferente estado de tramitación, según apuntó el Área de Cultura en octubre.