Los depósitos del Butano tenían mucha más gracia que los de Repsol o los de la Campsa. El autor de estas líneas fue testigo de la expresión de horror de unos guiris cuando, yendo en autobús para la Costa, se toparon con los depósitos de Repsol, para ellos, una deprimente e inesperada aparición en el corazón de la Carretera de Cádiz.

Por contra, los blancos depósitos del Butano, en las proximidades del Guadalhorce, con el río y el mar de fondo y la forma cilíndrica de estos enormes objetos transmitían otra cosa, transportaban a quien los contemplaba en la lejanía a algún emirato petrolífero. 

Por cuestión de seguridad, estos ya destartalados depósitos, propiedad de Repsol, fueron desmantelados en el verano de 2007.

Los depósitos, en 2007, poco antes de su desmantelamiento. L.O.

En el PGOU actual la parcela del Butano aparece como zona verde y de equipamientos en su inmensa mayoría.  

Pero mientras llega ese esperado momento que embellezca el entorno, el terreno se está utilizando como aparcamiento de autocaravanas y roulottes, que en gran número aprovechan el abandono de la parcela y la cercanía del mar para aposentarse.

Pero, al contrario que aparcamientos regulados como el que hay al otro extremo de Málaga, junto al arroyo Totalán, aquí los servicios brillan por su ausencia. Agua potable, electricidad, vigilancia, servicios para hombres y mujeres, wifi... son entelequias.

En su lugar, palmeras de luengas barbas, arbustos que acogen en su seno todo tipo de desperdicios y hasta sacos de escombros depositados por algún desaprensivo.

Arbusto con basura y palmeras sin podar en la antigua parcela del Butano. L.O.

El concejal de la Carretera de Cádiz, Luis Verde, informó ayer a esta sección de que los terrenos del Butano son privados, así que el Ayuntamiento poco puede hacer para poner un poco de orden en este improvisado aparcamiento ya que no puede sancionar.

Eso sí, la policía sí que se ha visto obligada a entrar en plena pandemia por quejas de los vecinos del entorno, a causa de fiestas en las que no se cumplían las medidas de seguridad, detalla.

Lo llamativo es que este desperdigamiento de autocaravanas y roulottes también lo encontramos fuera de estos terrenos, aparcados muy cerca, en plena arena de la playa de la Misericordia.

A no ser que se trate de un aparcamiento autorizado, estaríamos en otra zona entendida como ‘de libre disposición’ por algunos conductores. Quizás Costas lo debiera comprobar.

El caso es que en este extremo Oeste de Málaga hay autocaravanas y escasean los servicios, todo lo contrario del extremo Este, totalmente reglado.