Manuel Curtido Oliva es presidente de la Federación Malagueña de Peñas, Centros Culturales y Casas Regionales ‘La Alcazaba’ desde febrero de 2019. Hoy, se celebran las elecciones de esta entidad: la asamblea tendrá lugar en la casa de Álora-Gibralfaro, en la calle José Viciana, seis (a las 18.00 y a las 18.30 horas). Es Curtido el único candidato a presidir, de nuevo, esta institución. En esta entrevista, repasa sus proyectos y las reivindicaciones, algunas de ellas históricas, del colectivo.

Estos dos años de mandato han estado marcados por el Covid-19. ¿Cómo ha impactado el coronavirus en la actividad de las peñas?

Ha impactado como en toda la sociedad en general. Desde la federación hemos estado haciendo los actos, cuando se ha podido, presenciales, y cuando no se ha trabajado online, por Skype, correo electrónico, vídeos y demás. Se han hecho muchísimos actos durante todo 2020. Y prácticamente casi todos los actos que teníamos que realizar se hicieron. Las cruces de mayo se hicieron, no presenciales, pero sí a través de una serie de concursos de dibujo, y el resto también. La Escuela de Cante y Copla Miguel de los Reyes la seguimos haciendo de forma online, después de manera presencial; la ofrenda a los patronos también la hicimos, las olimpiadas de juego, antes se hacía en un solo día e iban 200 o 300 entidades o personas, porque de cada peña iban cuatro; eso se hacía en un solo día, este año lo hemos dividido por el tema de los aforos, lo hemos hecho en cuatro días.

¿Cómo están las peñas económicamente con la crisis?

Muy mal. Lo que sí es verdad es que están navegando entre dos mares, mal porque hay socios que, como no han acudido a las peñas, han dejado de pagar, han tenido bastante menos ingresos, los sponsors también tienen una situación complicada, ha habido ingresos bastante menguados. Nosotros desde la federación también lo hemos tenido, porque hemos tenido una importante reducción por el tema del Covid-19, alguna institución ha reducido la subvención, y también ha habido algunos sponsors que las aportaciones económicas que tenían que hacer no las han hecho. Pero así y todo hemos salido adelante.

La Feria de Málaga es fundamental para ustedes...

Efectivamente, es fundamental para nosotros. Yo tengo esperanzas de que algo de Feria podamos tener, no va a ser la Feria del esplendor que tuvimos en 2019, no será de ese nivel, pero algo de Feria sí podremos hacer. Lo que sí es que tendremos que ir mirándola y viendo en función de cómo se desarrolla el Covid-19. Va a depender siempre del Ayuntamiento, de las posibilidad que hay, de los aforos que nos puedan permitir y demás, nosotros estamos muy ilusionados y preparados para empezar con la Feria, pero antes de la Feria tenemos los concursos de cante y copla, de las malagueñas.

¿Qué supuso para ustedes que no hubiera Feria el año pasado?

Pues aparte de la tristeza anímica, la Feria le da vida a nuestras peñas. A nivel económico ha sido un palo fuerte.

Ustedes tienen una propuesta ambiciosa para el Cortijo de Torres: se quiere un real estable para que las peñas puedan usar las casetas todo el año y llenar aquello de actividades de toda naturaleza ¿Cómo está el proyecto?

Ese tema está en ‘stand by’. Eso fue una ordenanza municipal de 2016, nosotros la reivindicábamos desde la federación. Llegó la ordenanza, se aprobó por parte de todo los grupos municipales, tanto el equipo de gobierno como la oposición, y eso no se ha puesto en marcha. Seguimos reivindicando que el Cortijo de Torres sea un recinto estable. De hecho, en nuestro programa, el que sometemos a aprobación de la asamblea, va precisamente ese tema. Y nunca lo hemos dejado. Para nosotros supone primero darle un uso a esos terrenos, un uso permanente, y en segundo lugar tendríamos un desahogo importante para nuestras peñas para que pudiésemos hacer allí nuestros eventos. Tenemos un proyecto desarrollado que no solamente se dedicaría a montar barras de bares, sino que se dedicaría a temas culturales, de cante, de baile, de copla, de exposiciones, actividades que hacen las peñas. Hay peñas que no tienen espacio físico que utilizarían esos espacios. Hay muchas peñas sin sede. Y tendrían la sede en esas casetas una vez habilitadas y podríamos empezar a trabajar ahí. El Cortijo de Torres es imprescindible que se le haga algo, lo que pasa es que no sé qué proyecto tiene el Ayuntamiento. Reivindicamos un espacio estable.

Uno de sus proyectos era atraer a los jóvenes a las peñas...

Dentro del proyecto que llevamos está el tema de atraer a la juventud, no se le puede atraer diciéndole vamos a hacer esto, hay que atraerla preguntándole realmente qué es lo que quieren ellos para la federación. Nosotros estaremos en contacto con los institutos y la universidad. No sólo hablamos de esa franja de edad, sino de personas de 30, 35 o 40 años. A partir de ahí vamos a montar una comisión. Vamos a empezar trabajando con el tema de cursos, un maratón de ajedrez, están participando muchos chicos y chicas.