Durante la pandemia los graduados sociales se erigieron en un colectivo esencial, fueron los llamados ‘médicos de las empresas’.

Hay que tener en cuenta que casi todas las pymes son asesoradas por graduados sociales. Durante el estado de alarma hemos sido el nexo de unión entre empresas, trabajadores y administraciones. Si ya lo éramos antes de la pandemia, en 2020 hemos multiplicado nuestras tareas tramitando Ertes, prestaciones por desempleo, ceses de actividad, subvenciones y demás aspectos.

¿Cuáles son los retos y objetivos que afrontan los graduados sociales en el futuro más inmediato?

Que se cumpla de una vez con la modificación que se implantó en 2015 de una reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil por la cual los graduados sociales debemos formar parte del Turno de Oficio. De este modo, cualquier ciudadano que tenga algún problema laboral o de Seguridad Social y que carezca de medios económicos para litigar, puede acudir al Turno de Oficio y requerir un graduado social, este es nuestro objetivo principal porque somos los únicos Expertos Universitarios en Derecho del Trabajo, Seguridad Social y Recursos Humanos. El segundo es poder firmar los recursos de Casación y Unificación de Doctrina ante el Tribunal Supremo, ya que ahora mismo nuestra actuación termina en las Salas de lo Social de los Tribunales Superiores de Justicia. Así, en cierto modo, cerramos nuestro círculo profesional.

Fueron el año pasado distinguidos como Autónomos del año. ¿Qué significa esta distinción para los Graduados Sociales?

Un orgullo porque nos reconoció un colectivo tan ligado a nosotros como son los autónomos, en una doble vía: la primera porque la mayoría de los Graduados Sociales somos también trabajadores autónomos y luego porque un elevado porcentaje de nuestros clientes son trabajadores por cuenta propia. Además, es un reconocimiento a la importancia que adquirimos como colectivo en el año pasado, nuestro conocimiento y nuestra profesionalidad.

Hábleme de las jornadas que van a celebrar en mayo sobre Trabajo y Seguridad Social.

Este es un proyecto que pusimos en marcha en 2016 y ahora cumplimos la quinta edición porque el año pasado no pudimos celebrarla por la pandemia. Será el 11,12 y 13 de mayo, por la tarde para no interferir mucho en la actividad profesional, y tendrá formato online. Vamos a tener ponencias, entre otras, sobre las nuevas regulaciones laborales que nos ha traído el Covid, por parte de Francisco Vila, catedrático de Derecho del Trabajo de la UMA; habrá ponencias diversas sobre conciliación (María del Carmen Pérez Sibón, magistrada del TSJA); seguridad social e incapacidades laborales (José Luis de la Fuente Madero, inspector médico); otra sobre la ejecución dineraria en el ámbito social que impartirá Jaume Calvet, juez de los social de Barcelona; también hablaremos del régimen sancionador con Ignacio García, magistrado del Supremo ,y sobre la última jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la UE y el de Derechos Humanos, de la mano de María Salas, profesora titular de la Universidad de Málaga. No me quiero olvidar tampoco de la fiscalidad y de los recursos humanos. En el apartado fiscal hablaremos de la tributación de las indemnizaciones en el ámbito laboral con Francisco Duce Plaza, Jefe de Servicio de la AEAT, y en RRHH contaremos con la presencia de la responsable del Grupo Peñarroya, Remedios Miralles Linares, quien nos hablará de la conciliación de la vida familiar y laboral.