La Policía Local de Málaga ha detenido a una mujer de 21 años como presunta autora de un delito de desobediencia a agentes de la autoridad. Los hechos tuvieron lugar hace unos días, sobre la medianoche, tras recibirse llamada telefónica en la Sala 092 en la que se informaba de que estaban realizando grafitis en una fachada de la calle La Argentinita.

Una vez en el lugar, los policías locales pudieron percatarse de la presencia de dos chicas que estaban realizando una pintada en la fachada a la altura del campo de fútbol de la U.D. La Unidad, por lo que decidieron separarse y acercarse a las mismas cada uno por un lado a fin de interceptarlas y proceder a su identificación. Los agentes las informaron de que estaban incumpliendo el toque de queda recogido en el estado de alarma, que todavía estaba vigente en el momento de los hechos, así como que iban a ser igualmente sancionadas por deslucimiento de bienes.

Si bien una de ellas, de 25 años, hizo entrega de su DNI a los agentes, pudiendo ser plenamente identificada y propuesta para sanción, la otra no cesó de insultar e increpar a los agentes con frases tales como: “Estáis aquí para servir al pueblo, sois la servidumbre. Os voy a dar una mierda por tener uniforme y placa. Os creéis más que nadie”, todo ello acompañado de insultos personales y otras palabras soeces, además de decir: "Lo único que estaba haciendo era plasmar su arte”.

Tras veinte largos minutos en los que los agentes no cesaron de intentar calmarla y que atendiera a razones, lejos de deponer su actitud, en un momento dado, la encartada manifestó a los agentes: “Venga chulos, llevarme detenida”, tras ser informada de que debido a su continua negativa sería necesario trasladarla para proceder a su identificación.

Ante su rotunda negativa y la actitud hostil, los policías locales procedieron a su detención y traslado a dependencias policiales, para, posteriormente, ser puesta a disposición judicial. En la actuación, los agentes intervinieron un total de cinco botes de spray y uno más de pintura.