Entierros temáticos a gusto de la persona fallecida, ceremonias de despedida telemáticas y últimas voluntades cumplidas periódicamente por encargo del difunto después de su muerte son algunas de las innovaciones en el mercado funerario que ha introducido una empresa malagueña como consecuencia de la pandemia.

La emprendedora y gerente de esta iniciativa, Marisol Villodres, indica que los servicios se multiplicaron y se dieron cuenta de que el sector tenía que modernizarse y adaptarse a las circunstancias actuales, «siempre desde el respeto tanto a las personas que pierden su vida como a la de los seres queridos que las rodean».

Esta empresaria malagueña señala en un comunicado que, además de los entierros tradicionales, cualquier persona puede diseñar a día de hoy su propio funeral a medida y escoger, por ejemplo, la reproducción de una ceremonia de entrega de premios de cine si es una persona cinéfila o los motivos y colores de su equipo de fútbol favorito para su sala en el tanatorio.

Villodres explica que, mediante la creación de estos entierros temáticos, logra que «estos tristes encuentros de familiares y amistades dejen de ser tan traumáticos y se conviertan en un último adiós que rinda homenaje al difunto».

La funeraria Espíritu Santo, con sede en Alhaurín de la Torre, planea asimismo el cumplimiento de las últimas voluntades de la persona fallecida.

«De esta forma, por ejemplo, hay maridos que quieren seguir enviándoles flores a sus esposas por su cumpleaños una vez ya han desaparecido», indica.