La inauguración de la base de Easyjet Málaga, supone una ventana más de la provincia, mejorando la conectividad de la Costa del Sol,  necesaria para el regreso de los turistas tras la pandemia. Durante la mesa redonda "Reinventando el turismo", el presidente de Turismo Costa del Sol, Francisco Salado, ha indicado que la oferta de plazas aéreas hacia el destino Málaga Costa del Sol para viajes de junio a septiembre roza los 3,5  millones.  Esta cifra supone un crecimiento +101,6 % con respecto al año pasado, es decir, un incremento de 1.700.000 asientos.

El aeropuerto de Málaga realiza actualmente una media de 20-25 vuelos diarios a Reino Unido, "número bajo pero no pésimo"; según ha indicado Pedro Bendala, director del aeropuerto de Málaga-Costa del Sol. Las previsiones para la movilidad aérea de este verano, son de "crecer en un 50% más que el verano anterior".

Mientras, la Costa del Sol está a la espera de que Reino Unido de la luz verde a España como destino turístico seguro: "Todo está en la cabeza de Boris Johnson. Es una estrategia clara de reactivar la economía de su país", afirma Salado. Mientras, Bendala reitera que el aeropuerto de la ciudad es seguro, ya que "ha reportado casos irrelevantes de Covid".

Datos esperanzadores

En búsquedas a nuestro destino, entre junio a septiembre, un total de 2.158.003 para viajes de junio a septiembre, destacan seis mercados, el británico, con 421.000 búsquedas en dicho periodo, el nacional, con 352.000 búsquedas, el alemán, con 326.000 búsquedas, el francés (176.000 búsquedas), el belga (160.000 búsquedas) y el danés (141.000 búsquedas). 

También en los datos de ocupación en mayo y en la previsión de apertura de hoteles, que son positivos. La Costa del Sol ha cerrado mayo con un 40,96% de ocupación de los hoteles y apartamentos abiertos, que han sido el 47%, según Aehcos.

Las previsiones apuntan a que durante el mes de junio continúen las reaperturas siempre y cuando los mercados emisores tomen decisiones que permitan los viajes para poder acoger a clientes extranjeros que suponen entre un 65 y un 70% de los clientes de la Costa del Sol, y de forma excepcional el mercado británico, que en 2019 supuso el 27% del total de pernoctaciones en la provincia.