Un control rutinario de la Policía Nacional acabó con un hallazgo poco común. Casi un millón de euros de dinero en efectivo oculto en un doble fondo localizado en los bajos del maletero de un coche. Los agentes que lo encontraron son Isco, un bretón blanco y marrón de seis años, y Cronos, un braco alemán de color chocolate, dos de los perros de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana que participaron hace unos días en el dispositivo. Según ha informado la Comisaría Provincial, la conductora del vehículo se enfrenta a una posible infracción administrativa, ya que no aportó justificante de Hacienda que acredite el transporte de tal cantidad de dinero.

Tras darle el alto a una mujer que iba al volante de un SUV, el olor del papel moneda no pasó desapercibido para los perros de la Policía Nacional. Tras una breve requisa, los Guías Caninos interpretaron que uno de los perros había marcado la parte trasera del vehículo, insistiendo en la zona interior derecha del maletero. 

Inicialmente se sospechó que el coche podría transportar drogas y se trasladó a dependencias policiales para revisarlo detenidamente, pero los agentes finalmente encontraron un doble fondo en los bajos del maletero que contenía numerosos fajos de billetes perfectamente ordenados y agrupados por su valor (50, 20, 10 y 5 euros). La totalidad del dinero aprehendido ascendió a 999.630 euros.

Isco y Cronos posan junto al dinero.

La conductora del vehículo se enfrenta a una posible infracción administrativa, al no aportar impreso de Hacienda que acredite el transporte del dinero intervenido. La Policía Nacional recuerda que todo movimiento de dinero en efectivo superior a los 100.000 euros debe ir acompañado de la obligada declaración al Servicio Ejecutivo de Prevención del Blanqueo de Capitales (SEPBLAC)