El transcurso de la temporada de verano ha dejado en julio otra bajada enorme del paro en Málaga, tal y como sucediera el pasado mes de junio, con un descenso en este caso de 18.896 desempleados que dejan el total de la provincia en 154.124 parados, según los datos publicados este martes por el Ministerio de Trabajo y Economía Social. La caída no llega a superar por muy poco la bajada récord de 19.248 personas del mes anterior, pero sí confirma que la temporada estival está sirviendo de momento para reactivar de forma muy intensa el mercado laboral. Y como también ocurriera en junio, la bajada del desempleo en Málaga de julio ha sido la segunda más alta de país a nivel provincial, sólo superada por los 26.925 de Barcelona. Con este nuevo dato, la provincia malagueña lleva ya cinco meses de reducciones consecutivas del desempleo.

Málaga tiene actualmente 25.553 parados menos que a cierre de julio de 2020, cuando se había finalizado la desescalada del primer estado de alarma y el desconfinamiento de la población. Es la segunda provincia española donde más ha bajado el desempleo en los últimos doces meses, de nuevo tras Barcelona (-46.670).

En todo caso, quizá la comparativa más visual sea con febrero de 2020, justo antes de que el Covid irrumpiera: entonces había 153.000 parados en Málaga, con lo que prácticamente se ha vuelto al punto de partida de la prepandemia. Eso sí, si nos fijamos en julio de 2019, es decir, el último verano de actividad normalizada, la cifra de parados era de 134.267, con lo que ahora hay 20.000 más.

La bajada récord del desempleo en julio estuvo centrada en Málaga en el sector de los servicios, con 14.043 parados menos, seguido de la industria (-678), la construcción (-834) y la agricultura (-458). El colectivo de personas sin empleo anterior, que incluye a los jóvenes que buscan su primer trabajo, también bajó en 2.883 desempleados.

Entre los colectivos con especiales dificultades de acceso al empleo destaca el número de parados mayores de 45 años, que asciende a 81.346, un 53% del total de desempleados de Málaga. En cuanto a los parados de larga duración, son 93.522.

En cuanto al empleo, la cifra de afiliados a la Seguridad Social aumentó en julio en 13.197 personas, una subida mensual también muy significativa y sólo ligeramente inferior al récord absoluto de junio (15.773), lo que deja a Málaga con 641.228 cotizantes, según el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. En este caso, sólo Baleares (23.023) presentó aumentos superiores en julio.

En relación a hace un año, el volumen crece en 38.074 (un 6,3% más), aunque teniendo en cuenta que los resultados de julio de 2020 fueron aún flojos por el impacto de la pandemia. De cualquier forma cabe destacar que el empleo se ha recuperado bastante (teniendo en cuenta, no obstante, que hay trabajadores aún en ERTE) y se acerca a las cifras preCovid, ya que en el verano de 2019, el año antes de la llegada del Covid, Málaga se movía en julio por encima de los 647.000 afiliados.

Respecto a los trabajadores afectados por ERTE, la cifra en Málaga se sitúa ahora en 12.691 (6.800 menos que el mes pasado), lo que confirma que las empresas continúan reincorporando a trabajadores con el devenir del verano. Ahora mismo son algo más de 4.100 firmas malagueñas las que siguen con un ERTE activado (el mes anterior eran unas 5.400).

En el mes de julio se firmaron 68.552 contratos en Málaga, un 29,8% más que hace un año, cuando la economía empezaba su proceso de desescalada tras el confinamiento. Sólo 4.551 fueron indefinidos, por lo que el 93,4% de las altas fueron temporales.

La secretaria de Empleo de UGT Málaga, Leonor Galvez, ha celebrado la bajada del paro, aunque recordando que está motivado por las contrataciones temporales del periodo estival. "Es importante que se avance en el proceso de la recuperación de la economía, diversificando el tejido productivo y reconstruyendo el estado del bienestar, apostando por la calidad y la estabilidad del empleo. No podemos permitir que la desigualdad, la pobreza y la precariedad laboral, sean señas de identidad de nuestra provincia", ha dicho. UGT reclama además la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Por su parte, la secretaria de Empleo de CCOO de Málaga, María José Prados, ha apuntado que hay más 73.000 parados, el 48% del total, que no están cobrando ninguna ayuda, y reclamó a la Junta de Andalucía que cumpla de forma íntegra el Acuerdo de Medidas Extraordinarias que firmaron los agentes sociales en marzo de este año, y que preveía proteger a las personas más necesitadas. Igualmente, CCOO insistió en la necesitad de prorrogar los ERT hasta finales de año y de acabar con las altas tasas de temporalidad de la provincia.

La Confederación de Empresarios de Málaga (CEM) ha señalado que la disminución del paro puede achacarse al incremento de la actividad productiva propia del periodo estival y al proceso de vacunación. "En este contexto, es importante prestar atención prioritaria a las necesidades de las empresas, como garantes de la actividad productiva y el empleo. Han de acometerse las necesarias reformas para corregir las deficiencias del mercado laboral, la reforma integral de nuestro sistema tributario y fiscal e implementar medidas efectivas para impulsar la consolidación y el crecimiento empresarial, entre otras iniciativas", afirman.