La Policía Local de Málaga ha detenido a un varón de 55 años tras sorprenderlo trapicheando con drogas y en posesión de una pistola y munición blindada. Según ha informado el cuerpo municipal, se le arrestó como presunto autor de un delito contra la salud pública y otro de tenencia ilícita de arma de fuego.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 13:30 horas del pasado lunes 2 de agosto en un local ubicado en el barrio de Los Tilos, sito en el distrito Cruz Humilladero. Efectivos del Grupo de Investigación y Protección (GIP) que prestaban servicio de paisano sorprendieron al hombre llevando a cabo una transacción con un cliente al que le hizo entrega de un trozo de hachís a cambio de un billete de diez euros.

Tras identificar al comprador e intervenirle la sustancia, los agentes identificaron al presunto vendedor, al que le constaban antecedentes por hechos similares. Ante la presencia de los agentes intentó ocultar otra barrita de hachís de similares características a la incautada, aunque a partir de ese momento se mostró colaborador con los agentes. Estos intervinieron una balanza de precisión, una bolsa con unos 22 gramos de marihuana y varias barritas y trozos de hachís cuyo peso total aproximado ascendía a 159,08 gramos.

Además, los policías locales encontraron un arma de fuego, concretamente una pistola alimentada con varios cartuchos en su interior y dos cajas que contenían 100 cartuchos blindados. Entre otras cosas, los agentes también pudieron observar un habitáculo habilitado para el cultivo indoor de marihuana, pero sin plantas. Posteriormente, un agente de la Unidad Canina del Grupo Operativo de Apoyo (GOA) de la Policía Local de Málaga se presentó junto a su perro policía, comprobando que no había ninguna otra droga salvo la ya incautada. Ante los hechos, los policías locales procedieron a la detención del individuo y a su traslado a dependencias policiales.