El Área de Movilidad del Ayuntamiento de Málaga, que dirige el concejal José del Río, lleva meses efectuando un estudio para tratar de medir el nivel de uso y ocupación medios que tienen los carriles bici de la ciudad. Así, las primeras mediciones efectuadas a lo largo del verano han arrojado cifras, siempre según Del Río, de en torno a 5.000 desplazamientos diarios hasta en seis puntos diferentes de otros tantos carriles bici existentes en la capital, lo que supone, dice, «una intensidad muy destacada».

«Estamos haciendo un seguimiento del uso de los carriles bici con el fin de conocer la ocupación, las mediciones se están desarrollando hasta en seis puntos de la ciudad con el fin de tener claro si ha crecido la utilización de los carriles bici y su intensidad», dice José del Río, quien confirmó que se han constatado en torno a 5.000 desplazamientos diarios en esos puntos en los que se ha medido, «lo que supone un buen nivel de utilización».

«Estamos notando que cada día se usan más, se hacen mediciones diarias, hemos visto jornada a jornada el uso, y el 16 de julio, por ejemplo, se produjo una utilización muy importante», recalcó.

Del Río destacó además que hay una empresa a la que se ha adjudicado la redacción del Plan Director de la Bicicleta de la ciudad, la misma que llevó a cabo el trabajo en Sevilla, «hemos avanzado mucho en el plan director, hemos estado interviniendo, viendo el desarrollo». En este sentido, precisó que es dentro de este plan donde se van a definir exactamente los dieciséis carriles bici a los que se comprometió el Ayuntamiento y para los que se han pedido fondos Next Generation europeos. «Estamos evaluándolos, ellos harán propuestas y modificaciones sobre los itinerarios iniciales, serán importantes sus aportaciones porque ellos hicieron el Plan Director de la Bicicleta de Sevilla. Tenemos reuniones periódicas con ellos», recalcó.

En su opinión, el plan podría estar listo a finales de este año. «Tenemos la estrategia de definir una serie de itinerarios de carriles bici, llegar a un número de kilómetros importante y teniendo toda la ciudad comunicada. Ello aumentará el uso de la bicicleta».

«Hay que definirlo, determinar la estrategia, y, con fondos europeos, ejecutar los carriles, según el recorrido y las modificaciones que ahora se les hagan», destacó.

El edil también quiso referirse a los cuatro carriles bici segregados que el Ayuntamiento de Málaga se ha comprometido a ejecutar antes de que finalice este año. De esta forma, dice que van a iniciar en breve las obras del carril que pasa por la avenida Cervantes, desde el Rectorado de la Universidad de Málaga (UMA) a Antonio Martín, un kilómetro; y del que discurre junto a la Laguna de la Barrera, de 720 metros de longitud. «Estos dos están en fase de licitación, muy avanzados», dijo Del Río. Los otros dos están en la misma fase y se quiere iniciar la construcción también antes de que expire el presente ejercicio, pero el comienzo de los trabajos será posterior al de los dos primeros ya mencionados.

En este caso se trata del previsto en Héroe de Sostoa, 1,2 kilómetros y el de Juan XXIII (un kilómetro). «Nos hemos comprometido a seguir haciendo carriles bici segregados», dijo.

Además, destacó, también se está trabajando ahora mismo en un plan de control de velocidad de los carriles ciclables, ya saben, esas zonas de la calzada en la que pueden discurrir coches, motos junto a ciclistas y usuarios de patinetes eléctricos, teniendo estos dos últimos colectivos la preferencia. El concejal, de cualquier forma, no quiso destacar ese conjunto de acciones y medidas que se van a poner en marcha para ello y rechazó que vaya a tratarse sólo de poner radares.