El sindicato CSIF ha alertado este martes de que las bajas de profesionales de la sanidad por Covid-19 en Málaga se ha quintuplicado en dos meses, pasando de 98 profesionales de baja a finales de febrero a 520 al terminar abril, por lo que insta a extremar las medidas necesarias para evitar que los contagios sigan proliferando también en el ámbito sanitario.

El incremento de casos en el ámbito sanitario a nivel andaluz casi se ha cuadriplicado, pasando de 701 a 2.698 entre febrero y abril, y coincide con el repunte registrado entre la ciudadanía en general. Además, según el sindicato, existe una “infradeclaración de casos” en la población en general, ya que el procedimiento actual deja exclusivamente en manos de la persona que se hace un auto test y da positivo la comunicación efectiva del mismo.

Según los datos del último informe facilitado por el SAS, a fecha 29 de abril el número de trabajadores afectados por el virus ha aumentado en sólo dos meses en 1.997 casos en Andalucía, 422 de ellos en la provincia de Málaga, que acapara el 19% de los profesionales de baja por Covid-19 en el servicio andaluz de salud. En números absolutos, desde que se inició la pandemia se ha contagiado ya un total de 39.377 empleados de una plantilla de 116.919 efectivos en Andalucía (el 34%), mientras que el total de trabajadores contagiados en la provincia de Málaga asciende a 7.143.

CSIF insiste en la necesidad del uso en el ámbito sanitario por parte de los profesionales de material de mayor protección. En este sentido, considera que en lugar del uso generalizado de mascarilla quirúrgica, deberían emplearse mascarillas FFP2, que sí son propiamente equipos de protección individual (EPI) y está científicamente demostrado que su grado de protección es mayor y más duradero que la de las quirúrgicas.

En cuanto al procedimiento que se sigue para la atención de pacientes, aunque se mantienen las plantas y circuitos Covid con dimensiones acordes al número de casos, con los protocolos actuales la persona que ingrese para ser tratada de patología no covid y resulte positiva, si es asintomática permanecerá en el servicio en el que esté, lo que suponer riesgo de contagio añadido para trabajadores. A juicio de CSIF, deberían mantenerse los circuitos covid de manera que no se intercalaran pacientes con y sin el virus, para una mayor protección del personal de la sanidad pública.

Por otra parte, el sindicato reclama un refuerzo de plantilla adecuado a la proliferación de casos entre la ciudadanía en general para afrontar el repunte que está teniendo la incidencia de casos de Covid-19 en Andalucía actualmente.

La central sindical entiende que los protocolos actuales han sido establecidos atendiendo a la fase de la pandemia en la que nos encontramos y la consecuente relajación de las medidas frente al virus, si bien subraya que hay que hacerlo compatible con el cumplimiento por parte de la Administración sanitaria de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y las recomendaciones que la Organización Mundial de la Salud (OMS) para una adecuada protección de los trabajadores del ámbito sanitario.

CSIF hace un llamamiento a la prudencia para seguir cumpliendo las recomendaciones a la ciudadanía en general de utilizar mascarilla en lugares con poca ventilación y si no se puede mantener la adecuada distancia interpersonal, porque la pandemia aún no ha terminado.