El Ayuntamiento de Málaga y la Junta de Andalucía impulsan en la capital malagueña un proyecto piloto para la monitorización a distancia de los contadores de agua con el fin de ayudar a detectar riesgos que puedan sufrir las personas mayores y dependientes usuarias de los servicios de teleasistencia.

La iniciativa, que ha sido presentada este miércoles, tiene como objetivo avanzar en el modelo de teleasistencia hacia una atención proactiva, y dará respuesta a las posibles emergencias que puedan presentarse, según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

A partir del análisis de los datos históricos se pueden detectar posibles consumos inusuales en los hogares, que puedan indicar la necesidad de ayuda, y en ese caso se emitirá una alerta al Servicio de Atención de la Teleasistencia o los servicios sociales comunitarios del Ayuntamiento de Málaga para contactar con estos hogares.

En general, se trata de determinar consumos que disten de los históricos de cada hogar como un consumo excesivo de agua o, al contrario, un bajo consumo, y que permitirán prevenir situaciones de riesgo por inundación, detectar posibles caídas en el baño o ausencias prolongadas, entre otras situaciones de riesgo.