En su informe Visión Málaga, cuya 5ª edición se presenta en unos días, Savills, la consultora inmobiliaria de referencia en la ciudad, repasa cómo la evolución de los distintos sectores de actividad -especialmente el tecnológico-, la llegada de nuevas multinacionales y el incremento de población tanto nacional como extranjera, están generando nuevas necesidades en el sector inmobiliario malagueño.

¿Qué nuevas tendencias están afectando al mercado inmobiliario en Málaga?

Somos la provincia que más crece en España en población, la que más empresas crea en Andalucía y la que más inversión atrae por detrás de Madrid y Barcelona en inmobiliario, y esto es precisamente porque todas estas personas y empresas que están llegando traen nuevas necesidades y nuevos retos. Estamos atrayendo talento y necesitamos más espacio de calidad y asegurar la sostenibilidad en todos los usos inmobiliarios, manteniendo también el ADN de nuestra ciudad.

¿Cómo va Málaga a dar respuesta a las nuevas necesidades de espacio para vivir y trabajar?

En vivienda, el incremento de demanda en el mercado va mucho más rápido que la oferta. Los nuevos formatos BTR y co-living son opciones diseñadas para los distintos perfiles de población, desde familias a jóvenes profesionales, donde el espacio y los servicios tienen que ser adecuados a cada perfil para que el proyecto tenga éxito y, aunque están creciendo, lo hacen a un ritmo limitado. Algo parecido ocurre con los proyectos en venta, la demanda supera con creces la oferta y por tanto existen tensiones de precio. En oficinas, el principal problema que encuentran las empresas ahora es la escasez de superficie de calidad. Por fin tenemos previsión significativa de nueva superficie, que dará cabida a más de 3.500 nuevos puestos en los próximos años, pero seguirá siendo insuficiente dado que la demanda ha crecido exponencialmente tras la pandemia.

¿Por qué los inversores están tan interesados en Málaga y en qué tipo de inmuebles?

Estamos atrayendo talento y esto significa futuro para la ciudad y para la inversión. Málaga está redefiniendo su ADN como ciudad clave y por este motivo ahora mismo los inversores ven oportunidades claras en las que generar valor tanto a corto, como a medio y largo plazo. En el foco hay desde suelo para nuevos desarrollos como activos para rehabilitar. Edificios residenciales, de oficinas, logístico, hoteles y también el eje comercial prime vuelve a captar el interés. Pero no todo vale, el sector se está profesionalizando mucho y analizamos la viabilidad de cada proyecto al detalle, teniendo siempre en cuenta los parámetros de sostenibilidad y la adecuación del producto a los requerimientos de la demanda.

¿Cómo ayudan a los inversores?

Hablamos su idioma y en Savills estamos mostrando el mercado inmobiliario de Málaga del mismo modo en que mostramos el de las principales ciudades de Europa. Nuestro objetivo es mejorar el futuro de las ciudades a través de soluciones inmobiliarias y esto lo hacemos analizando datos, valorando, gestionando y avanzando tendencias y necesidades. La demanda de información sobre la ciudad y de servicios de consultoría inmobiliaria es tremenda. Nuestro equipo en Málaga sigue creciendo y cuenta con más de 40 profesionales líderes en todas las áreas del mercado.