La Junta de Andalucía ha negado este martes que la presencia en la finca de Rojas-Santa Tecla de Churriana de dos hábitats de interés comunitario delimitados por la propia Consejería de Desarrollo Sostenible impidan el desarrollo inmobiliario previsto de 2.847 viviendas y un campo de golf de 18 hoyos, como advertía este martes Verdes Equo Málaga.

Una portavoz de la administración autonómica han señalado que el proyecto urbanístico cuenta con "informe ambiental preceptivo" y "es compatible con ese desarrollo urbanístico".

En el caso concreto de los dos hábitats, el primero de matorrales termomediterráneos y pre-estépicos y el segundo, zonas subestépicas y gramíneas y anuales de Thero-Brachypodietea (pastizales mediterráneos subestépicos), la portavoz ha señalado que están "sobrerrepresentados en Andalucía, por lo que no habría incompatiblidad para determinadas actuaciones".

Además, ha indicado que en caso de Rojas-Santa Tecla, esos hábitats tienen una degradación por el medio donde se encuentran. La degradación y la sobrerrepresentación "en toda Andalucía" hacen que se descarten, ha remarcado.

Para Verdes Equo, sin embargo, la presencia de estos dos hábitats, una figura de protección recogida en una directiva europea de 1992 e incorporada a la legislación española en la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y la Biodiversidad, afectaría aproximadamente a la mitad del campo de golf proyectado y al 40 por ciento de las viviendas.

La coportavoz de Verdes Equo Málaga, Rosa Galindo, equiparó de hecho el caso de esta operación con el megaproyecto de El Següesal, en Barbate (Cádiz) que ha sido frenado, con el respaldo explícito de la Comisión Europea, por la presencia de varios hábitats de interés comunitario. «Es un caso muy similar que pudimos pararlo, ya lo tenemos como antecedente», explicó.

En una línea parecida a la Junta de Andalucía, el concejal de Urbanismo, Raúl López, declaró ayer que el proyecto urbanístico había sido aprobado «con el visto bueno de la Junta», incluido el estudio de impacto medioambiental.