El Ayuntamiento de Málaga, a través de la Empresa Municipal Aguas de Málaga, Emasa, proyecta la construcción de una planta fotovoltaica destinada al autoconsumo de la estación de tratamiento de agua potable (ETAP) El Atabal.

El diseño prevé el aprovechamiento de las cubiertas de varias infraestructuras ubicadas en el recinto de la ETAP y del depósito de Teatinos para la colocación de placas solares con una superficie total de 24.592 metros cuadrados.

Según han precisado desde el Ayuntamiento de Málaga en un comunicado ya se han dado lo primeros pasos, y se acaba de adjudicar la redacción del proyecto de la planta fotovoltaica por un importe de 21.473 euros.

Esta actuación está alineada dentro del plan municipal para la ampliación de la red de cubiertas fotovoltaicas con las que cuenta la ciudad, impulsado por el Área de Innovación y Digitalización Urbana y cuyo objetivo es alcanzar en el año 2023 un total de 70 equipamientos públicos con este tipo de instalaciones.

Se calcula que la puesta en servicio de esta planta fotovoltaica permitirá un ahorro inicial del 18% en el gasto energético de los procesos que se llevan a cabo en la ETAP El Atabal, lo que se traduce en un ahorro total de 4,6 millones de euros durante los 20 años de vida útil que podría tener la planta solar.

Esta instalación alcanzará una potencia de 3.165 kilovatios pico, que producirán 5.255 megavatios anuales de energía renovable. Además, el uso de la planta solar reducirá las emisiones de dióxido de carbono de la ETAP El Atabal en 2.400 toneladas al año.

3,6 millones de euros de inversión

El coste estimado de la planta fotovoltaica es 3,6 millones de euros. No obstante, Emasa ha solicitado una subvención a fondo perdido de 1,5 millones de euros a través de las ayudas europeas del programa Next Generation dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que, en caso de concederse, reduciría la inversión necesaria a 2,1 millones de euros, cantidad que se amortizaría en cuatro años.

Por otro lado, han recordado que la apuesta municipal por el despliegue de las instalaciones fotovoltaicas para autoconsumo se enmarca en su compromiso con la sostenibilidad medioambiental y la eficiencia en la gestión económica, en el marco de su apuesta por los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas para 2030. De hecho, han indicado, estas instalaciones permiten reducir el consumo energético municipal, su coste asociado y, al mismo tiempo, las emisiones de dióxido de carbono.