05 de junio de 2013
05.06.2013
Sucesos

Evitan que un hombre se quite la vida en Ronda tras no poder pagar la hipoteca

Desde la entidad bancaria afirman que el propietario, de 41 años y con dos hijos, había alcanzado un acuerdo para la concesión de un alquiler social

05.06.2013 | 00:41
La rápida actuación de un grupo de vecinos evitó la tragedia.

Una tragedia que afortunadamente no se consumó. Un rondeño de 41 años estuvo a punto de acabar ayer por la tarde con su vida debido a su desesperada situación económica y a las deudas contraídas con el banco. R.B.V., casado y padre de dos hijos, «había firmado por la mañana la orden de desahucio de su vivienda tras no haber podido hacer frente a los últimos recibos de la hipoteca por su situación de desempleo», según explicó su vecina, Encarni Saucio.

Uno de sus hijos y un grupo de amigos, a los que el hombre llamó por teléfono previamente para despedirse, consiguieron bajarlo del árbol «del que se encontraba colgado, con los pies a una cuarta del suelo», detalló Vicente Tirado, una de las personas que presenció la escena, en la barriada del Olivar de las Monjas.

R.B.V. sufrió algunas quemaduras en el cuello y presentaba «síntomas de asfixia», según precisaron desde la Comisaría de Policía.
Por otro lado, fuentes sanitarias confirmaron que el hombre fue atendido en el Hospital Comarcal de Ronda y, posteriormente, derivado a la Unidad de Salud Mental del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria, en la capital malagueña.

Sus amigos sostienen que «el banco lo lleva acosando desde hace más de un mes, hasta que ha firmado, recibiendo la comunicación de que tiene que abandonar su hogar en un plazo de quince días». La deuda contraída «es de unos 4.000 euros y le restan por pagar 64.000 euros, pero su madre ejerció como avalista, por lo que también perdería su hogar. Nos ha dicho que lo va a repetir, porque no le queda nada», apuntó Encarni Saucio.

Por su parte el director de Área de Unicaja en Ronda, Francisco Javier Prieto, explicó a La Opinión de Málaga que, «desde hace más de un año esta entidad no ejecuta ningún desahucio».

Prieto manifestó que el propietario «había solicitado recientemente la entrega de su vivienda a cambio de un alquiler social, recibiendo una respuesta afirmativa por parte de Unicaja», por lo que se mostró sorprendido. Sobre R.B.V., indicó que «se trata de una persona muy agradable y educada» y aseguró que «la entidad siempre ha intentado darle todas las facilidades posibles para superar el bache que atraviesa».

@MGuerreroYuste

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp